«Después de leer 'Cien años de soledad' supe qué quería estudiar»

Maialen Lehane, en el balcón de su casa en Barcelona, ha convertido su pasión en profesión./
Maialen Lehane, en el balcón de su casa en Barcelona, ha convertido su pasión en profesión.

Por las manos de esta irundarra pasan muchos de los libros que tenemos en casa, quizá ese que está sobre su mesilla lo haya trabajado ella Maialen Lehane En un planeta de libros

YLENIA BENITO BIDASOANDV@GMAIL.COM

'La casa de los espíritus' es la primera novela que escribió Isabel Allende. La historia de los Trueba vio la luz allá por 1982 y, desde entonces, la familia chilena inventada por la sobrina de Salvador Allende ha traspasado fronteras y generaciones hasta convertirse en un best seller. Isabel Allende ha atrapado a cientos de miles de lectores en sus redes. Esa casa de los espíritus tiene ya muchos habitantes. Entre ellos hay una joven irundarra, Maialen Lehane, que guarda la llave de esa casa con especial cariño. Los Trueba, además de hacerla viajar hasta Chile sin moverse del sofá, le descubrieron el increíble mundo de la literatura. Mundo en el que se ha instalado no solo por pasión, sino también por trabajo. Maialen Lehane no sólo lee en el sofá de su casa, también lo hace en una de las plantas del enorme edificio de la editorial Planeta. Desde ahí, confecciona algunos de esos libros que luego llegan hasta su sofá y al nuestro, claro.

-Hace tan sólo una semana se ha fallado el Premio Planeta, ¿el libro de Javier Sierra pasará por tus manos?

-(Risas) Tal vez dentro de un año. Yo trabajo en 'Booket' que es el sello de libros de bolsillo de Planeta, así que hasta dentro de un tiempo no creo que pase por mis manos.

«Hice prácticas con guías de viaje y he trabajado todo tipo de libros»«Estuve mucho tiempo recomendado 'La Regenta' a todas mis amigas, ¡me encantó!»

-¡Vaya! De ese modo, todos los Premios Planetas podrían llevar tu pequeño granito de arena, ¿no?

-¡Claro! Esa es la parte positiva de mi trabajo. Los libros más vendidos, los más leídos, los que más han gustado... Esos siempre 'pasan' a bolsillo.

-Maialen, entonces, ¿exactamente qué haces?

-Soy asistente editorial. Bueno, estoy entre ser técnico y asistente. Mi labor es apoyar al editor o editora en todo.

-¿En qué consiste ese apoyo?

-Hago de interlocutora con otros editores, confecciono las cubiertas, en ocasiones retoco los textos de las contraportadas... ¡Ese tipo de cosas!

-¿En el 'interior' del libro nada?

-Bueno, a veces sí. Si hay, por ejemplo, una carta o algo así, tengo que encargarme de decidir si va en cursiva o en otro tipo de letra. Esto no es muy frecuente, yo no trabajo con manuscritos.

-¡Mejor! Las exclusivas y los secretos queman en las manos.

-(Risas) No te diré que no. Mi mesa no está lejos de otros departamentos en los que sí se trabaja con manuscritos y sé que la confidencialidad y el secretismo, a veces, es muy grande.

-Tanto como que será imposible encontrarse el manuscrito del último trabajo de Paul Auster en el café...

-¡Imposible! (Risas) Seix Barral está en mi edificio, no sé cómo habrá sido todo el proceso, pero me imagino que no habrá ido nadie con el manuscrito debajo del brazo.

-Un descuido lo tiene cualquiera, si encuentras algo...¡No te olvides de compartir!

-(Risas) ¡Lo prometo!

-Cerrado este pacto, sigamos. ¿Qué títulos pasan por tus manos, Maialen?

-'Booket' bebe un 90%, más o menos, de las diferentes editoriales que están en el Grupo Planeta. Cada año se hace una selección de qué títulos van a pasar a bolsillo y esos son los que vamos trabajando en mi departamento. Son muchos, no sé decirte exactamente, pero rondará los trescientos títulos. Es un ritmo muy vivo. Tenemos mucho trabajo.

-¿Siempre ficción o todo tipo de libros?

-Yo ahora estoy con libros de ficción, pero antes hice las prácticas en GeoPlaneta con guías de viaje y hubo un tiempo en el que en 'Booket' me tocaban todo tipo de libros, desde medicina china a pilates.

-Cuéntame, ¿cómo aterrizaste en ese 'planeta'?

-Uy, ese es un viaje muy largo.

-Tenemos tiempo y espacio. ¿Empieza con una niña como Matilda?

-(Risas) Me avergüenza decirlo, pero yo me enganché a la lectura tarde. De niña, he de reconocer, no me gustaba nada. Mi ama me invitaba a leer siempre, pero yo no le hacía caso.

-Está claro que no será Roald Dahl quien escriba tu biografía...

-¡No! Tendría que ser la autora de 'El círculo de fuego' o Isabel Allende. Recuerdo muy bien qué dos libros me despertaron la pasión por la lectura.

-¡Fueron los Trueba!

-Sí, recuerdo que primero, con unos 12 años, cayó en mis manos 'El círculo de fuego'. Me encantó. Era un libro para adolescentes, pero me gustó tanto que quise seguir leyendo y probar con otros libros. A los pocos meses, mi madre me regaló 'La casa de los espíritus'. Bueno, qué te voy a contar, lloré como una magdalena. ¡Me encantó! Yo creo que ahí me di cuenta de lo increíble que era el mundo de la literatura.

-¿A dónde te llevó ese mundo? ¿Qué leíste después?

-Mira, recuerdo que en esa época leía un montón. Era consumidora de todo tipo de best sellers, que no me gustaban nada. Me gastaba diez euros, una y otra vez, pero no terminaba de encontrar algo que me gustase tanto como 'La casa de los espíritus'. Un día me dije a mí misma: «Maialen, ¿por qué no lees clásicos? Si han llegado hasta aquí será por algo».

-La historia se pone interesante, empieza otro capítulo...

-Lei 'El retrato de Dorian Gray', ¡me gustó muchísimo! Justo en esa época empecé a estudiar literatura universal en el instituto y me tocó leer 'Cien años de soledad'. Este sí que me marcó. Con Gabriel García Márquez me dije: «Quiero ser filóloga».

-La magia de la familia Buendía.

-Sí, aquí me di cuenta de que me gustaba mucho la lengua y de qué quería estudiar. Luego ha habido otros clásicos que me han encantado, pero no te los diré, ¡me da vergüenza!

-Te protegen dos grandes familias de la literatura: los Trueba y los Buendía.

-Vale, lo digo. 'La Regenta' y 'Fortunata y Jacinta'. ¡Estuve mucho tiempo recomendando 'La Regenta' a todas mis amigas! Me marcó de verdad. (Risas)

-Si 'La Regenta' resiste al paso del tiempo, ¿resistirá también el libro en papel?

-¡Claro! Se habla desde hace mucho de la crisis del papel, pero yo creo que está renaciendo. El mercado digital está en auge, pero no le llega ni a la suela del zapato al papel. Resistiremos, no hay de qué preocuparse, ¡seguiremos a la carga!

Fotos

Vídeos