Txupinazo compartido en Lesaka

Tomás Rekondo y Modesto Maia fueron los encargados de lanzar el txupinazo de este año.
Tomás Rekondo y Modesto Maia fueron los encargados de lanzar el txupinazo de este año. / FOTOS A.D.C.

El panadero y músico Tomás Rekondo y el trabajador municipal Modesto Maia iniciaron las fiestas

ALICIA DEL CASTILLO BORTZIRIAK.

Algo nerviosos, pero contentos, el panadero, clarinetista y txistulari Tomás Rekondo y el trabajador municipal que se jubila este año Modesto Maia, fueron los protagonistas en el lanzamiento del txupinazo de los Sanfermines lesakarras. Al mediodía ambos prendieron la mecha del cohete que dio inicio a seis días de festejos.

Tras prender la mecha gritaron «Gora Lesaka! Gora lesakarrak! Gora San Fermín!». Momentos antes, acompañados por sus familiares habían recibido de la mano del alcalde, José Luis Etxegarai, los dos primeros ejemplares del libro 'Piedra, hierro y papel', que ha editado el ayuntamiento con ayudas de Cederna Garalur y el Gobierno de Navarra. La 'Trayectoria histórica de la Villa de Lesaka' escrita por Ana Zabalza, José María Esparza, Egoitz Telletxea y el propio Etxegarai.

Tomás Rekondo lleva la harina metida en la sangre. A sus 78 años, casado con Mari Carmen Ferriro Igoa, con seis hijas y un hijo -fallecido-, recuerda que la primera panadería que montaron estaba enfrente de Anttoiu. En su corazón, su familia, su negocio, la música y también, el remontista Koteto Ezkurra. En fechas recientes fue homenajeado por la Banda de Música de Lesaka, precisamente en medio de un partido de remonte que se jugó en la localidad. «Fue toda una sorpresa. Al principio ni sabía lo que estaba pasando».

Modesto Maia Larretxea, trabajador municipal y mendizale espera que llegue el 8 de octubre, esta vez de forma más especial porque «cumpliré 60 años y me jubilaré». Así pondrán fin a los 37 años que lleva trabajando en el ayuntamiento de Lesaka, «donde todo ha cambiado mucho». Nacido en el caserío Pilotegi, en Nabaz y casado con Ana José, tuvieron dos hijos, Makel y Jabier. Recuerda otra Lesaka, muy diferente a la de hoy en día, «con la fábrica que supuso trabajo, pero también una transformación total del pueblo».

Tras el lanzamiento del txupinazo comenzó la tradicional kalejira en la que participaron los txistularis, grupo de acordeonistas, trikitilaris y tamborrada infantil.

Por la tarde, el grupo Tantirumairu Euskal Folklore Taldea ofreció una exhibición en el frontón, y después llegó el lanzamiento del txupinazo de la tarde, que siempre protagonizan las Peñas, tras el cual comenzó una tamborrada con la comparsa de Gigantes y Cabezudos, acompañados de todos los grupos musicales, Banda Municipal y Peñas.

Presupuesto, 72.000 euros

Como explicaba Etxegarai momentos antes del txupinazo, el presupuesto de las fiestas de este año alcanza los 72.000 euros. De ellos, la mayor partida se la sigue llevando la limpieza, con 23.000 euros. No hay que olvidar que miles de jóvenes acuden cada año a Lesaka para pasar el fin de semana de sanfermines. Todos se alojan en tiendas de campaña en Landazelaiak, así como en cualquier jardín que encuentren. La Villa hace frente cada año a miles de kilos de basura que se generan durante las fiestas. La música cuenta con 17.000 euros del presupuesto, 6.000 se destinan a las vaquillas, que cuentan con bastantes aficionados en la localidad, y unos 5.000, a los partidos de pelota profesionales. El resto son partidas menores.

Hoy, Día Grande

La localidad se prepara para la celebración de su Día Grande. Tras la misa, en torno al mediodía y después de la procesión, llegará uno de los momentos centrales de las fiestas, el baile del Zubigaineioa en los pretiles del río Onin que progagonizan los ezpatadantzaris y que simboliza la paz que firmaron los dos barrios de la Villa. También hoy volverá a bailarse la Bandera lesakarra.

Fotos

Vídeos