Tres goles al inicio de la segunda parte dan la victoria al Gure Txokoa ante el Beti Ona

El Gure defendió bien y no vio puerta hasta el segundo tiempo. /  TELLETXEA
El Gure defendió bien y no vio puerta hasta el segundo tiempo. / TELLETXEA

Eskudero, Errandonea y Esnaola lograron los goles

TELLETXEA BERA

. Victoria clara y merecida del Gure Txokoa ante el Beti Ona en la tarde del sábado en Matzada, en un partido en el que a los locales les costó marcar después de haber tenido claras ocasiones en la primera parte y para el minuto 9 de la segunda, cobraba una ventaja de tres goles.

Se enfrentaban el segundo y tercer clasificado del grupo primero de la Primera Regional, haciendo que con una victoria foránea se invirtieran las posiciones y de lo contrario los de Bera abrieran un hueco de 5 puntos en la tabla y se quedaran a un punto del líder Dunboa, al que rendirán visita el próximo fin de semana. El Gure contaba para este partido con Jon Errandonea, lesionado desde el 8 de octubre, y las incorporaciones de los también lesionados Otaño y Arozena, si bien el míster Javier Escagües no pudo contar con el centrocampista Eloy, ni el delantero Riopedre.

Los de casa volvieron a dar todo lo que tenían, dejando pocos huecos, e incluso apoyando los delanteros a la zaga en las contras. Para el minuto 3, dispusieron de una buena ocasión para haberse adelantado en el marcador, pero el guardameta de Errenteria, que estuvo inmenso en la primera parte, se encargó de rechazar el remate de Esnaola. El partido estaba siendo controlado por el Gure pero sin crear peligro arriba, a pesar de llegar con bastante frecuencia, pero se precipitaban en algunos lances. El colegiado, que no estuvo acertado durante todo el partido, cometió un error garrafal en el minuto 23, perjudicando a los locales. La defensa saca de atrás el balón, prolongando Aldazabal sobre Rubén, éste se va por velocidad, encara al portero y de tiro raso y cruzado manda el esférico al fondo de la portería, anulando luego el árbitro el gol al señalar un inexistente fuera de juego. El cuadro local no encontró el gol en tres claras ocasiones, en los minutos 33, 35 y 41. En la primera, balón largo de Errandonea a Esnaola, se interna, encara al portero y el disparo lo rechaza el cancerbero junto al poste, mandando a corner. Gwendal se quedó dos minutos más tarde ante el portero, dispara y éste rechaza, quedándole el balón a Rubén que a puerta vacía manda por encima del larguero. Después de un saque de esquina, se producen varios rechaces dentro del área visitante y finalmente un defensa saca el balón sobre la misma línea de gol junto al poste, el corner rematan bien los de Bera y vuelve a lucirse el portero.

El Beti Ona poco o nada hizo en ataque, pero en el minuto 44, montó una contra con un delantero que se va de cuantos le salen al paso y desde dentro del área cruza en exceso el esférico.

Enchufados tras el descanso

Cuando parecía que no era la tarde del Gure de cara al gol, después de haber tenido tan claras en el primer periodo, cambiaron las tornas en el segundo y en siete minutos consiguieron tres goles. En el minuto 2, un jugador visitante corta el juego con las manos, la falta la saca Pinatxo y su primo Eskudero, entra hasta la línea de gol y toca lo justo de cabeza para hacer el 1-0, aunque en defensa del primero, el esférico entraba igual. Todavía con la alegría en el cuerpo de los locales, Errandonea en el minuto 4, despeja largo de cabeza en el centro del campo, Esnaola más listo que un defensa y el portero contrario, se interpone entre ellos y toca lo justo para mandar al fondo de la portería y así poner el 2-0.

En el minuto 9, en una falta cometida a Aldazabal sobre una distancia parecida al primer gol, la vuelve a sacar Pinatxo, cabecean dentro del área y Errandonea, también de cabeza, marca el 3-0. Lo que no habían podido hacer en 45 minutos, luego en siete consiguen tres, que daban tranquilidad, pero no por ello estaba nada seguro, pues ya se han visto igualadas esta temporada en Matzada, después de haber llevado una renta de dos goles. Faltaban muchos minutos y el Gure seguía controlando el partido y eran ellos los que más estaban haciendo por marcar. En el minuto 11, realizaron una bonita jugada con tres toques, con Esnaola, Rubén, Gwendal y disparo final a puerta de Aldazabal, que salió por milímetros fuera junto al poste. Luego tuvieron Errandonea y Esnaola, dos ocasiones en rechaces que salieron fuera por poco. El cuadro local estaba acorralando al Beti Ona, eran los mejores minutos del partido y en el 18, Esnaola mete un buen balón sobre Aldazabal, quien se va de su rival llegando hasta la línea de fondo junto al poste, siendo el disparo sacado bajo palos por un defensa.

El míster local dio entrada a todos los jugadores que tenía en el banquillo y el dominio dejó de ser tan constante. En el minuto 40, Errandonea saca una falta, prolonga de cabeza Rubén y Esnaola remata fuera. El Beti Ona pudo haber marcado en el minuto 44, después de un claro fallo defensivo y ante Txanke enviaron fuera. En el 47, el partido duró hasta el 51, centro por el lado izquierdo, descontrol en los marcajes y los de Errenteria pusieron el definitivo 3-1.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos