No al tráfico pesado por el puerto de Belate

Vehículo pesado accidentado a la salida de un túnel de la N-121-A. /
Vehículo pesado accidentado a la salida de un túnel de la N-121-A.

Han previsto un nuevo corte de carretera el día 13 y una manifestación en Elizondo el 28 de abril27 ayuntamientos exigen al Gobierno que mientras duren las obras de los túneles se les prohíba circular

ALICIA DEL CASTILLO BAZTAN-BORTZIRIAK.

Los ayunamientos de Ezkabarte, Olaibar, Odieta, Ultzama, Anue, Lantz, Basaburua, Baztan, Bertizarana, Doneztebe, Elgorriaga, Zubieta, Ituren, Eratsun, Ezkurra, Saldias, Beintza Labaien, Oitz, Urroz, Donamaria, Sunbilla, Igantzi, Arantza, Etxalar, Bera, Urdazubi y Zugarramurdi han firmado un comunicado en el que exigen al Gobierno de Navarra que se desvíe el tráfico pesado que no tiene origen ni destino en la comarca de Baztan-Bidasoa a otras rutas alternativas mientras duran las obras en los túneles de Belate y Almandoz.

Los 27 ayuntamientos creen que esta es la única solución «para reducir el riesgo que va comportar para unos y otros la circulación que se va producir durante 7 meses por el puerto de Belate». No consideran suficientes para garantizar un nivel de seguridad apropiado, las actuaciones propuestas para mejorar la carretera del puerto de Belate (NA1210). Recuerdan que ese nivel de seguridad ya se pone en duda en la N-121-A «a la vista de los incidentes y víctimas ocurridos en los últimos meses, con 8 fallecidos y una larga lista de heridos de toda consideración».

Viejo puerto

Recuerdan que en condiciones de normalidad, es decir, sin averías o accidentes que perturben la circulación en el puerto, «es prácticamente imposible que ésta pueda darse con fluidez a causa de las numerosas curvas donde los tráileres deben invadir el carril contrario para poder tomarlas».

Recuerdan que «de los 9.000 vehículos que cruzaron los túneles de Belate la segunda semana de marzo, 3.500 fueron vehículos pesados. La gran mayoría de éstos no tiene origen ni destino en esta comarca. Y el número de camiones aún será mayor debido al programado y coincidente cierre de los túneles de San Lorenzo de la A-15».

También se refieren a los problemas que puedan surgir. «Ante una posible urgencia por fallo en los frenos, la carretera del puerto no cuenta con ninguna pista de frenado para camiones, ante cortes de circulación no queda otro itinerario de desvío posible que la vuelta a atrás y las emergencias en el puerto se van a ver extremadamente agraviadas ante situaciones adversas como las retenciones o colapsos que se puedan derivar de un posible accidente o similar». Aseguran que «ante estas situaciones u otras como las emergencias vitales y 'tiempodependientes'

que se puedan dar en la Comarca de Baztan-Bidasoa, el Gobierno baraja la posibilidad de poderlas derivar a centros como el Hospital de Irun, pero la falta de cobertura de ciertas especialidades hará necesario el tener que desplazarse hasta otros centros hospitalarios de la capital guipuzcoana, con la consiguiente demora y riesgo para la urgencia».

Asumen «inconvenientes y molestias que puedan causar estas obras en nuestro desplazamiento diario pero no aceptamos el elevado riesgo que va a comportar 7 meses de desvío por este puerto con más de 3.000 camiones diarios».

Ven que en los últimos tres años, desde que se realizaron los análisis de los túneles, «no se ha adoptado ninguna de las medidas de prevención». Y no entienden por qué se ha rechazado la participación de los servicios de Atención de Urgencia, bomberos y Salud, en la Comisión de Seguimiento de las obras.

En la N-121A en los últimos 9 meses han fallecido 8 personas, 9 han resultado heridas graves y otras tantas, heridas leves. El 75% de los fallecidos se ha dado en choques frontales. En el 63% de los accidentes mortales se han visto involucrados vehículos pesados. Los chóferes de estos vehículos pesados también engrosan la lista de las víctimas, 2 fallecidos, 4 heridos muy graves.

'Altas prestaciones'

«Estos son los números que acompañan a esta carretera, catalogada como 'vía de Altas Prestaciones' por el Gobierno de Navarra. Un recorrido de tan solo 68 kilómetros pero que, dado su sinuoso trazado, su circulación en doble sentido, sus condiciones climatológicas, su gran volumen de tráfico con un altísimo porcentaje de camiones tráiler (el pasado 6 de marzo en Belate rozó el 43% de la circulación, es decir, de 8.946 vehículos que cruzaron ese día los túneles, 3.837 eran pesados), y sumado a todo esto, la alta velocidad permitida (100 km/h) en el desdoblamiento de algunos tramos entre los que se intercalan numerosos cruces de entrada y salida, la convierten en la carretera con mayor índice de mortalidad de la historia de Navarra», recuerdan.

Nadie olvida que antes de las obras, en los años 90, en la N-121-A se registraron cerca de 90 personas fallecidas, con una media anual de 7 víctimas mortales. Con las obras realizadas desde entonces se consiguió bajar esas cifras, pero desde 2010 se ha dado «un espectacular trasvase del volumen de tráfico, desde la A-15 a la N-121A, particularmente de vehículo pesado». En 2018, el volumen de vehículos pesados de la N-121A casi triplica el de la A-15, y el volumen total (pesados más turismos), probablemente y por primera vez en su historia sobrepasará el de la A-15.

«Posiblemente la única modificación que podría poner fin a este problema sería la de convertir esta carretera en una autovía. Medida que exige un largo plazo de ejecución, que parece impensable en la actual situación económica y que tal vez tampoco sea la más deseada por los habitantes de estos valles», dicen. Por ello exigen otro tipo de medidas y ponen como ejemplo «vías como las N-II de Cataluña y N 232 de La Rioja donde se ha desviado el tráfico de vehículos pesados por autovías o autopistas paralelas, bonificando el sobrecoste creado a los transportistas».

Las movilizaciones continuarán en la comarca el día 13, con un corte de N-121-A a las 18.45 horas durante 10 minutos en Ventas de Arraiz y el día 28 con una manifestación en Elizondo a las 19.00 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos