100 millones de euros para el Plan de Inversiones Locales 2017-2019

Ayudas para mejora de redes de abastecimiento de agua, saneamiento, alumbrado público, edificios municipales, pavimentación y caminos

ALICIA DEL CASTILLO BAZTAN-BORTZIRIAK.

El Gobierno de Navarra ha puesto ya en marcha el Plan de Inversiones Locales (PIL) 2017-2019, que supone una inversión de 100 millones de euros en tres años para mejorar redes de abastecimiento de agua domiciliaria, saneamiento, alumbrado público, edificios municipales, pavimentación de calles y arreglo de caminos, entre otros.

Este plan va a permitir a los ayuntamientos hacer frente a las inversiones más urgentes, que suponen 20 millones en 2017, 40 en 2018 y otros 40 millones en 2019.

Presentaban este plan ayer la consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, Isabel Elizalde, acompañada del director general de Administración Local, Xabi Lasa. Elizalde destacaba que el PIL es «una herramienta para hacer desarrollo local y sostenibilidad, y para hacer que toda la ciudadanía y localidades de Navarra tengan servicios e infraestructuras de calidad».

Tres líneas de actuación

El Plan se divide en tres líneas diferentes de actuaciones: unas propuestas por el Gobierno de Navarra (inversiones), otras a petición de las entidades locales en función de las líneas establecidas (programación local) y otras que deciden los ayuntamientos y concejos en función de sus necesidades (libre determinación).

Para inversiones se destinan 34 millones, de los que 20,4 son para red de abastecimiento en alta, 9,5 para el plan de residuos urbanos, y 4 para el plan de banda ancha.

El capítulo de programación local, dotado con 43 millones, está destinado a redes de abastecimiento, saneamiento y pluviales (11,16 millones), pavimentación con redes (13,54 millones), pavimentación sin redes (1,6 millones), alumbrado público (5 millones), mejoras de edificios municipales (6,6 millones) y arreglo de caminos (5 millones).

En cuanto a la parte de libre determinación, dotada con 23 millones, se dedica a entidades locales con más de 3.000 habitantes (5,75 millones) y a entidades locales con menos de 3.000 habitantes (17,25 millones).

Este plan va permitir, con una inversión del Gobierno de 100 millones de euros, movilizar en torno a 160 millones.

La cuantía aportada por el Ejecutivo foral a cada obra puede variar entre el 50% y el 80%.

Según indicaba la consejera, el reparto se ha realizado «con criterios de discriminación positiva», para considerar también las inversiones planteadas por las entidades locales de menor tamaño y mayor dispersión geográfica.

A juicio de Elizalde, «esta es una herramienta de equilibrio territorial para Navarra».

Además, Elizalde recordaba que este PIL es «socialmente comprometido», ya que introduce una cláusula social en la adjudicación de las obras por las que un tercio de los empleos que se generen serán para personas que perciben la renta garantizada. Asimismo, va a favorecer la adaptación de las infraestructuras a las necesidades de personas con dependencia, discapacidad y problemas de movilidad. La consejera ha destacado que el PIL «va a suponer una importante activación económica en lo local», ya que son actuaciones que conllevan ejecución de obras en todo el territorio.

Fotos

Vídeos