Marcha contra el proyecto en Larrun

La pasarela en torno a la cima es el punto que más controversia ha suscitado.
/
La pasarela en torno a la cima es el punto que más controversia ha suscitado.

Se muestran contrarios al proyecto de Pirineos Atlánticos que prevé más parkings y trenes, además de la construcción de una pasarela-mirador en la cima Organizado por 'Larrun ez hunki!, recorrerán el próximo 19 de noviembre Sara, Bera, Azkaine y Urruña

ALICIA DEL CASTILLO BORTZIRIAK.

Desde que el Consejo de Pirineos Atlánticos presentara el proyecto 'La Rhune 2020', con el que pretenden «poner al día» las instalaciones turísticas del monte Larrun, distintos colectivos se han mostrado contrarios a las obras. Constituidos en 'Larrun ez hunki!', han programado una marcha montañera contraria al proyecto para el próximo domingo 19 de noviembre, con el que recorrerán Sara, Bera, Azkaine y Urruña. La marcha saldrá a las 8.30 horas de Sara, desde el aparcamiento de Omordia y a esa misma hora desde la plaza de Altzate de Bera. A las 9.30 horas la cita es en Landagaita, a las 9.00 en Azkaine, desde la cantera, y a las 8.30 también desde Urruña. El objetivo es reunirse en la cima en torno a las 11.00 horas donde tendrá lugar la lectura de un comunicado.

Un total de 360.000 personas visitan la cima de Larrun cada año. Este espacio, que forma parte de la Red Natura 2000 por su gran valor ambiental, es el lugar más visitado de todo el Departamento. Los contrarios a las obras lo consideran ya un entorno saturado y se muestran preocupados por su impacto medioambiental.

El presupuesto del proyecto, que se realizaría en varias fases, asciende a 36 millones de euros.

El proyecto, que se haría por fases, cuenta con un presupusto de 36 millones de eurosEl tren se abrió en 1924 y en la actualidad 360.000 personas ascienden al año

El proyecto cuenta con tres puntos de intervención. En primer lugar, 'La Rhune 2020' prevé construir aparcamientos en Urruña, Sara y Azkaine con el objetivo de descongestionar el que existe en Col de San Ignacio, donde se ubica la estación del tren de cremallera que sube hasta la cima. El tren se abrió en 1924. En la base, se ampliarán los usos comerciales y el aparcamiento, de 300 a 800 plazas, además de mejorar los accesos peatonales. También se prevén importantes inversiones en el propio tren, incluida la construcción de dos nuevas unidades, con lo que, en total, serían seis los que estarían operativos. Se mejorarían las vías y el acceso de personas de movilidad reducida a los vagones. Pero sobre todo promueve la construcción de una pasarela-mirador 'flotante' alrededor de gran parte de la cima. Este punto es precisamente el que má controversia ha suscitado desde la presentación del proyecto. En la cima, el proyecto necesitaría el visto bueno (y la inversión) del Estado francés, la región aquitana, la mancomunidad de Iparralde y el Gobierno de Navarra, así como la aprobación de los cuatro municipios afectados (Sara, Urruña, Azkaine y Bera). Esta instalación alrededor de la cima es la que más críticas ha recibido.

Diversos colectivos de Iparralde se reunieron y formaron la plataforma 'Larrun ez hunki!' para articular su oposición a las obras que el Departamento de los Pirineos Atlánticos (el 64) y el organismo público galo que gestiona las estaciones en altura (EPSA) quieren llevar a cabo. Consiguieron recabar casi 3.000 firmas dirigidas al presidente del departamento y al responsable de los proyectos de desarrollo en la plataforma Change.org. Las asociaciones están tejiendo una red de opositores de los cuatro municipios implicados. En principio, el objetivo de las instituciones que impulsan el proyecto sería desarrollar los trabajos entre octubre y marzo de cada año. De esa manera evitarían que las obras afectasen a la temporada que más visitantes recibe la cima.

Fotos

Vídeos