Dedal de plata para Karmentxu

Los doneztabarras acudieron a la Iglesia a venerar a Santa Lucía.
/A.D.C.
Los doneztabarras acudieron a la Iglesia a venerar a Santa Lucía. / A.D.C.

Sencillo homenaje en el Día de Santa Lucía para Karmentxu Mariezkurrena El ayuntamiento entregó el detalle como hace cada año con una modista

ALICIA DEL CASTILLO MALERREKA.

Con la risa que le caracteriza, Karmentxu Mariezkurrena Ezkurra, de 67 años, recibió ayer el Dedal de Plata, creación de la artesana Malu Álvarez, de manos de la concejala de cultura Leire Ortuoste. Es el sencillo homenaje que el ayuntamiento de Doneztebe realiza cada año por Santa Lucía, patrona de las modistas, sastres y costureras, a la vez que recuerda lo importante que llegó a ser este sector en la localidad.

El sencillo acto, en el que Karmentxu estuvo acompañada por su familia, con su marido Luis Elizalde, natural de Aurtiz, sus hijos Aloña e Iñaki y su nieto Enatiz, también se le obsequió con un ramo de flores. Ortuoste repasó la vida de Mariezkurrena y su relación desde los 17 años con la costura, a la que le sigue dedicando tiempo. El homenaje se produjo al finalizar la misa, tras el acto de veneración a Santa Lucía, que cuenta con imagen en la Iglesia de San Pedro. «Que Santa Lucía te conserve la vista», recordaban ayer algunos de los vecinos, principalmente de Doneztebe, pero también llegados de otras localidades de Malerreka donde se le tiene mucha devoción.

Doneztebe
En la localidad hubo muchas costureras, modistas y bastante comercio textil, de ahí la tradición que existe de celebrar Santa Lucía.
Dedal de Plata
Creado por la artesana Malu Álvarez, cada año se entrega a una modista, un sastre o una costurera local.

«Me gustaba la costura y empecé a aprender con 17 años», recordaba Mariezkurrena. Nacida en la casa Andresenea de Zubieta, en esa localidad se reunían para aprender costura unas 10 chicas. Ortuoste recordaba a sus padres, Martín y Bittori, a sus seis hermanas y al hermano. De hecho tres hermanas de la familia comenzaron a aprender y una de ellas continuó con Corte o Patronaje. «Nos daba las clases la profesora Cristina Erro».

Ha cosido para el pueblo en numerosas ocasiones, no solo para particulares. «Cosí hace años, cuando mi hija era dantzari, los trajes de los dantzaris del pueblo. También para el Trapatan (la dantza tradicional de la localidad que se recuperó hace algunos años)». «Suyas son las cortinas de las escuelas, por ejemplo», recordaba Ortuoste, e incluso cosió faldas para los joaldunak de Zubieta, «y muchos disfraces para carnaval, hasta para grupos de 20 personas. Recuerdo que me levantaba como a las cuatro de la mañana para tenerlos listos a tiempo», explicaba, volviendo a reír.

Durante muchos años trabajó también como camarera en el Kasino de Lesaka.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos