La comarca despidió a José Mari Apezetxea, figura decana de los pintores de Baztan

José Mari Apezetxea.
José Mari Apezetxea. / A.D.C.

El representante de la conocida como 'Escuela del Bidasoa' fallecía el sábado, a los 90 años de edad

A.D.C.BAZTAN.

Sencillez hasta en la mirada e incluso en la sonrisa, hasta el final. El domingo la comarca despedía a Jose Mari Apezetxea, el decano de los Pintores de Baztan, que falleció el sábado en Erratzu, su localidad natal, a los 90 años de edad.

Su último adiós fue pecisamente en su casa Zubietea, donde había abierto, como todos los veranos, su exposición pictórica anual. Allí tenía lugar un velatorio, mientras que el fineral se celebraba el domingo en Erratzu.

Uno de los fundadores y alma mater de la Escuela del Bidasoa, Apezetxea (Erratzu, 1927) deja un legado pictórico imprescindible para entender la pintura del Valle de Baztan. Uno de los paisajistas por excelencia de Baztan, su obra fue figurativa en los inicios para ir camino de la abstracción. Fue alumno de Javier Ciga y compañero de Ismael Fidalgo, con el que junto a Ana Mari Marín se conviertieron en el núcleo de Pintores de Baztan, al que también pertenecen Xabier Soubelet, Bañales o Kepa Arizmendi, entre otros.

Además de decano y patriarca de los pintores baztaneses, Jose Mari Apezetxea fue un hombre sencillo que con su obra ha renovado la forma de plasmar el paisaje baztanés.

Activo hasta el final, durante años junto a Tomás Sobrino impartió clases de pintura durante los veranos en el Valle de Baztan. Y cada año, cada verano, volvía a abrir su exposición en Zubietea, en la que continuará estando a través de sus obras.

Fotos

Vídeos