Baztan-Bidasoa superó el pasado año las 900 donaciones de sangre

Una bolsa de sangre. /  ALTUNA
Una bolsa de sangre. / ALTUNA

Ayer se celebró el Día Mundial del Donante de Sangre

A. D. C. BAZTAN-BORTZIRIAK.

El 14 de junio de 1868, hace 150 años, nació Karl Landsteiner, científico austríaco que descubrió en el año 1901 los grupos sanguíneos (AB0) y en el año 1940 el Rh (+/-), abriendo las puertas de la transfusión sanguínea moderna. Por este motivo, todos los 14 de junio, en todo el mundo, se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre con la doble finalidad de reconocer y agradecer la insustituible labor que realizan los donantes de sangre voluntarios y no remunerados y dar a conocer la necesidad de disponer de sangre suficiente para acometer con éxito diferentes terapias médicas e intervenciones quirúrgicas.

La celebración está auspiciada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Federación Internacional de Organizaciones de Donantes de Sangre (FIODS), la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

Este año el país anfitrión es Grecia y la sede oficial Atenas que centra el mensaje en la donación de Sangre como acto solidario bajo el lema 'Date a los demás. Dona sangre. Comparte vida'

Donaciones en la comarca

En la comarca de Baztan-Bidasoa, en el año 2017 hubo un total de 906 donaciones, de las que 267 fueron en Doneztebe, 358 en Elizondo, 176 en Bera y 105 en Lesaka. A todas estas localidades se suele desplazar la autohemoteca dos veces al año. En 2018 y hasta finales de mayo, en Doneztebe se habían realizado 92 donaciones, 131 en Elizondo, 68 en Bera y 37 en Lesaka, que suman un total de 328. Los delegados de los donantes en la comarca realizan una intensa labor. Los interesados en donar pueden dirigirse a Juan Carlos Arregui en Doneztebe, Txuma Uriz en Elizondo, Mariló Jorajuria en Bera y Mª Eugenia Marichalar en Lesaka.

Las donaciones de sangre, sus componentes sanguíneos y hemoderivados, ayudan a salvar millones de vidas al año. Contribuyen a que pacientes con enfermedades potencialmente mortales vivan más tiempo con mejor calidad de vida, y posibilitan la realización de intervenciones médicas y quirúrgicas complejas. Asimismo, tienen una función vital en la atención materno infantil, el embarazo y las respuestas de emergencia a los desastres naturales o causados por el hombre. Asegurar un suministro de sangre adecuado requiere del trabajo conjunto de Administración, profesionales sanitarios y de las organizaciones sociales capaces de movilizar a la población.

«En ADONA, nos sumamos a esta celebración y sobre todo queremos agradecer a todos los donantes de sangre el regalo de vida que realizan para otras personas. Reivindicamos la donación como un acto social que depende de la voluntad de las personas, siendo por tanto, un indicador de la solidaridad y cultura sanitaria de una población».

La donación de sangre ha perdido visibilidad en los últimos años y a veces da la sensación de que es algo superado, cuando la realidad es que en Navarra todos los días hacen falta más de 100 donaciones para poder atender las necesidades hemoterápicas de la comunidad.

Decimos que donar sangre es un acto sencillo, y técnicamente lo es, pero se valora poco el esfuerzo y la logística que desarrollan los donantes de sangre para mantener su actividad durante muchos años de su vida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos