Diario Vasco

Los mejores carneros de Baztan

fotogalería

María Jesús Larretxea, de Etxetxipia, tras realizar el primer corte.

  • María Jesús Larretxea, de Etxetxipia, realizó el primer corte del queso del año

  • El concurso de burubeltz y burugorri animó una nueva edición de la Feria de Primavera

«Menos ejemplares que otros años, pero de igual o mejor calidad», explicaban ayer los organizadores del concurso de carneros de raza latxa de explotaciones ganaderas del Valle, en sus dos modalidades de burugorri o cara rubia y burubeltz o cara negra.

El jurado volvió a fijarse un año más en la fisonomía de los seis ejemplares que se presentaron al concurso, la forma de la cabeza, la cornamenta... Y los curiosos además comprobaban la dentadura de los animales.

Al final, los ganadores en esta XXIX edición en burubeltz fueron los ejemplares de Begoña Etxalar y dos ejemplares de Miguel Ángel Maritorena, mientras que en burugorri o cara rubia los premios fueron para Sagrario Urroz, Felisa Ugarte y José María Gamio.

La plaza del Mercado y su vecina de Laxoa estuvieron concurridas durante toda la mañana. Desde el Ayuntamiento y Cederna Garalur indicaban que «este año queríamos que todo estuviese más junto, centralizarlo de alguna manera». En la plaza del Mercado se pudieron ver además ejemplares de vacuno, vacas y terneros que habían llevado los tratantes de la comarca y también, bastantes ejemplares de caballar.

Queso del año

Pasado el mediodía, tras la actuación de los txistularis y de los dan-tzaris ttikis de Baztan, se presentó el queso del año. En esta ocasión el honor recayó en María Jesús Larretxea, del caserío Etxetxipia, situado en el barrio de Berro de Elizondo. Como ella misma indicó, «fuimos la primera quesería del Valle de Baztan, hace 28 años».

A sus 52 años, ella es quien elabora los «entre 2.000 y 3.000 quesos al año, dependiendo de la leche, del pasto, de muchas cosas...». Su marido Esteban Urrutia se encarga de un rebaño de 200 ovejas y tienen claro que lo más importante es la calidad de la materia prima con la que se trabaja. Venden sus quesos en el mismo caserío y también, en ferias de la comarca y en algunos comercios de Baztan. Sus dos hijas no seguirán en principio con el negocio. «Una de ellas es investigadora en Argentina y la otra ingeniera agrónoma, pero no hace quesos, aunque las dos nos han ayudado mucho». Algo emocionada, utilizó su propio cuchillo para realizar el primer corte del queso. «A partir de los cuatro meses de curación, ya están muy buenos, aunque a los que les gustan más curados, tienen que esperar un poco más», explicaba. Emocionada, daba las gracias a su marido y a toda su familia, además de a José Mari Hualde, «por su ayuda cuando comenzamos» y seguía cortando queso que ofreció a todos los presentes.

La cita se completó con 27 artesanos y productores agroalimentarios de la comarca que se instalaron en la contigua plaza de juego a largo. Los niños pudieron disfrutar en el recién cubierto frontón con diferentes juegos y manualidades con material de reciclaje y los vecinos y visitantes que se acercaron ayer hasta Elizondo pudieron disfrutar también de una degustación gratuita de productos del Valle de Baztan.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate