Diario Vasco

El olor a manzana regresa a Arizkun

Machacado de las manzanas en el antiguo lagar de Gamioxarrea.
Machacado de las manzanas en el antiguo lagar de Gamioxarrea. / FOTOS A.D.C
  • Jo ala jo Taldea volvió a representar la elaboración de sidra en el antiguo lagar de Gamioxarrea

Nada más llegar a Arizkun se notaba el olor dulzón, fresco y ácido a manzanas. Aunque la representación de la elaboración de sidra no comenzó hasta pasadas las once, la jornada anterior los miembros de Jo ala jo Taldea, habían ido adelantando el trabajo, porque 2.000 kilos de manzanas suponen muchas horas de trabajo. «Este año son manzanas de Goierri, Astigarraga y también, de nuestro manzanal aquí mismo, en Arizkun», explicaba Xabi Torres momentos antes de que comenzara la jornada.

La comitiva recorrió parte de la localidad hasta llegar a Gamioxarrea. Ante la antigua casa se representó la manera en que se contrataba a los 'pegones', las personas que durante días se encargaban del machacado de las manzanas, para después prensarlas y obtener el codiciado mosto con el que se elabora la sidra. «Está recogido que los mejores eran los de Bozate», barrio de Arizkun habitado por los Agotes.

Tras negociar y llegar al acuerdo de 15 sueldos y 20 botellas de sidra, la actividad se trasladó al antiguo lagar del siglo XVIII. Dentro, Torres explicaba a las decenas de personas que se apretaban en la casa, que «Gamioxarrea, la casa que está aquí al lado, tuvo lagar propio, un lagar más antiguo, gótico, ya que éste es barroco». Al grito de uno de los pegones, las manzanas comenzaron a caer sobre el piso de grandes losas de piedra y de forma rítmica, el sonido de las grandes mazas golpeando las manzanas, las canciones en las que también el público asistente participó, fueron marcando el ritmo del trabajo, como antaño. De hecho de ahí viene el nombre onomatopéyico del instrumento surgido de aquí, la Kirikoketa, que pudo verse después tocar en la Plaza, junto a los gigantes de Ortuella, los dantzaris de Xemein y de otras localidades, que animaron la jornada en la que no faltó la degustación de sidra y talo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate