Diario Vasco

Problemas de abastecimiento de agua en el barrio urdazubitarra de Alkerdi

Fuente en la Plaza de Urdazubi.
Fuente en la Plaza de Urdazubi. / A.D.C.
  • El Ayuntamiento suministra una media de cinco camiones-cisterna diarios como solución preventiva

Los vecinos del barrio de Alkerdi de Urdazubi tienen problemas de abastecimiento de agua después de la larga sequía que registra toda la comarca. Con la falta de lluvia que se ha dado todo este verano, los manantiales que hasta ahora les suministraban el agua, no proporcionan caudal suficiente al depósito, que se encuentra vacío.

Camiones cisterna

Ante esta situación, y como solución temporal, el Ayuntamiento de Urdazubi-Urdax tomó la decisión de llevar al barrio de Alkerdi una media de cinco camiones-cisterna de agua diarias para que los vecinos dispongan de agua potable. Se trata de una solución eventual, a la espera de que se realice un nuevo proyecto de abastecimiento.

Interconexión de redes

Se trata de un nuevo proyecto transfronterizo que se aprobaba el pasado mes de mayo. Se trata del proyecto denominado 'H20-Gurea', en el que participa el Ayuntamiento de Urdax como socio beneficiario.

Precisamente uno de los objetivos de este proyecto es garantizar el abastecimiento de agua potable al barrio de Alkerdi por medio de una interconexión de redes que abastecerá directamente al depósito de este barrio, garantizando así el suministro de agua potable a la población afectada. Actualmente dicho proyecto está en fase de perfeccionamiento del expediente, a la espera, entre otros, de un documento del Gobierno de Navarra que confirme la aportación comprometida.

El proyecto H2O-Gurea está liderado por la Agglomération Sud Pays Basque y conformado, como socios beneficiarios, por el Ayuntamiento de Urdax, la Diputación Foral de Gipuzkoa, la Agencia Vasca del Agua, Servicios de Txingudi S.A. y Gestión Ambiental de Navarra (GAN). Cuenta también con el apoyo del Gobierno de Navarra, la Agencia del Agua Adour-Garona y el Departamento de los Pirineos Atlánticos. Se trata de un proyecto para construir gestión común ante el riesgo de inundaciones, asegurar el suministro de agua potable y mejorar la calidad de los ríos Bidasoa, Nivelle y Urumea. Dentro del proyecto, cada socio es responsable de una parte.