Otra jornada más de atascos en Biriatou

Otra jornada más de atascos en Biriatou

Los peajes de Zarautz y Biriatou sufrieron retenciones que llegaron a los 11 km en la frontera

DV

El de las retenciones en las carreteras de Gipuzkoa ya es el cuento de nunca acabar. Un día más miles de conductores no tuvieron otra opción que armarse de paciencia para aguantar horas de interminables colas en la autopista AP-8 en dirección Francia. Como ya es habitual, el principal punto conflictivo volvió a ser la frontera de Biriatou donde en las últimas jornadas se ha ampliado la presencia policial tras el doble atentado de Barcelona y Cambrils. Hasta once kilómetros de caravana se resgitraron en este punto a primera hora de la tarde. Además, en el peaje de Zarautz también se contabilizaron retenciones momentáneas.

Las vacaciones de verano se están terminando y esta circunstancia es sinónimo de que las carreteras se llenarán de vehículos de vuelta a casa. Los primeros coletazos de la segunda fase de la operación retorno ya se comenzaron a registrar ayer, aunque se prevé que durante el fin de semana los problemas se agudicen aún más. La previsión de Bidegi es que 162.000 vehículos circulen por el peaje de Irun solo durante las jornadas de mañana y pasado. El 70%, es decir, 112.000 lo harán dirección Francia, mientras que los 50.000 restantes circularán hacia San Sebastián.

Las últimas jornadas las carreteras de Gipuzkoa ya habían comenzado a soportar una gran afluencia de coches que ayer se intensificó aún más si cabe. Los dos kilómetros de cola de vehículos que se registraron a primera hora de la mañana hacían presagiar que la jornada no iba a ser especialmente tranquila en las principales carreteras del territorio. Francia, Bélgica, Holanda, Dinamarca... eran las matrículas que más se podían ver en las inmediaciones de Biriatou. Todos ellos habían emprendido días atrás la vuelta a casa desde sus destinos vacacionales, la mayoría situados en el sur de la Península o en el magreb.

Eso sí, a medida que fueron pasando las horas, los kilómetros fueron sumándose en un goteo constante. Si a las diez de la mañana, tanto los turismos como los camiones ya ocupaban cinco kilómetros de la calzada, para el mediodía esa cifra ya se había elevado hasta los ocho. Pero la hora de la comida no sirvió para que la situación se aliviara en uno de los puntos más conflictivos de la red viaria vasca. Esta vez, la mayoría de conductores optó por seguir circulando durante el almuerzo, en vez descansar y estirar las piernas, por lo que las retenciones aumentaron hasta los once kilómetros a primera hora de la tarde.

Por la tarde, la situación se estabilizó en el peaje de Irun y las retenciones no fueron mucho más allá de los once kilómetros. Donde sí se registraron los primeros problemas fue en el peaje de Zarautz. Aunque las colas no fueron importantes y no revistieron demasiados problemas, lo cierto es que los coches estuvieron parados durante un buen tiempo. Conductores que más adelante tuvieron que parar de nuevo su ruta porque se encontraron con una caravana kilométrica en la frontera. No había más que encomendarse a la paciencia.

Secundarias

Uno de los daños colaterales de las retenciones en la autopista AP-8 en las cercanías de Biriatou es el colapso que se suele generar en las carreteras secundarias y en las inmediaciones de Irun. Muchos son los conductores que optaron por vías alternativas. Tanto es así que la GI-636 y la carretera del golf de Hondarribia también sufrieron retenciones por culpa del incesante goteo de vehículos.

En previsión de la gran cantidad de coches que se espera entre hoy y el domingo, desde Bidegi mantienen abiertas las nueve cabinas en dirección Francia, mientras que los vehículos que circulen hacia Bilbao contarán con cuatro. En Zarautz, por contra, habrá once vías abiertas en dirección al centro y norte de Europa, cuatro hacia Bilbao y otras dos en la salida de Zarautz.

Aún así, desde la sociedad foral recuerdan que la operación retorno suele ser más escalonada que la de salida, con un tráfico elevado a lo largo de la segunda quincena de agosto. Por ello, desde Bidegi anuncian que para la semana que viene «se mantendrán los refuerzos de personal con un horario flexible en función del tráfico».

Las cifras

162.000
vehículos
162.000
cruzarán el peaje de Irun este último fin de semana de agosto, según las previsiones de Bidegi.
9
cabinas
9
estarán dispuestas en el peaje de la AP-8 en Irun en dirección Francia y cuatro en dirección Bizkaia.

Fotos

Vídeos