Diario Vasco

Rika Kanakuri: «En el blog escribo en japonés porque el euskera 'oso zaila da'»

Rika Kanakuri en uno de sus 'txokos' preferidos de Hondarribia a punto de subir un nuevo post a su blog.
Rika Kanakuri en uno de sus 'txokos' preferidos de Hondarribia a punto de subir un nuevo post a su blog. / F. DE LA HERA
  • Rika Kanakuri (Asesora de visitantes japoneses)

  • La japonesa hace de guía a grupos que llegan aquí después de haber visitado su blog lleno de lugares bidasotarras

Rika Kanakuri nació y creció en Kurume, una ciudad al sur de Japón. Su pasión por la música y sus ganas de aprender inglés la subieron a un avión durante más de trece horas para aterrizar en Londres. Allí, además de nuevas bandas musicales, conoció un lugar en el mundo del que nunca antes había oído hablar. Primero, Euskadi. Luego Plentzia y más tarde, Irun. Y aquí comienza la historia de Rika, una japonesa convertida en irundarra. Una de las mejores embajadoras que tiene la comarca del Bidasoa gracias a su blog 'txiki.dreamlog.jp'.

-Sabemos que se pronuncia 'kangei', pero no hemos sido capaces de escribirlo. Nuestro ordenador no ha reconocido la grafía... ¡qué díficil es el japonés...

-Bienvenidos en japonés, sí. ¡El euskera sí que es difícil!

-¡Seguro que algo sabes!

-Gutxi. (Risas)

-Nadie te avisó de que aquí hablábamos otro idioma, ¿verdad?

-¡Uy! Yo no sabía ni que existía el País Vasco. Lo descubrí en Londres...

-Una japonesa en Londres conociendo el País Vasco. Un inicio interesante para una película...

-¡Podría! Decidí ir a Londres para aprender inglés y, bueno, también por la música. Me encanta la música y Londres entonces era el epicentro de muchas nuevas bandas. Una vez allí, en la academia de inglés, conocí a una chica que era de Plentzia. Yo no tenía ni idea de dónde estaba Plentzia... Sabía que existía España, pero no el País Vasco.

-Una plentziarra explicando a una japonesa en Londres dónde está el País Vasco, ¿quién te habló de Irun?

-¡Parece un chiste! Allí mismo también conocí a un chico de Irun. Estuvimos un tiempo saliendo, nos casamos y en 1992 me instalé aquí, en Irun.

-Hace veinticuatro años ya...

-Sí, fue hace mucho. Recuerdo que entonces me sentía la única japonesa aquí.

-¡Tal vez lo eras!

-Alguna vez me han dicho que fui la primera japonesa en instalarme en Gipuzkoa. Es cierto que cuando llegué no conocía a nadie. Más adelante, sí. Después de un tiempo conocí a un japonés que tiene en Irun un centro de acupuntura. Creemos que llegamos casi a la vez.

-¿Añorabas Japón?

-Un poco, sí. Entonces tampoco había restaurantes japoneses como hay ahora, todo era muy diferente.

-Tendrías mucho que contar a los tuyos entonces...

-¡Claro! En 1998 empecé a utilizar internet para conectar con mi gente. En esa época había foros y a través de ellos podía comunicarme con los míos. En el 2004 descubrí los blogs. Probé, me gustó y me enganché.

-¿Qué es lo que te gustó?

-Me gustó que podía subir fotos y que la gente podía dejarme comentarios. Empecé con el blog para enseñar a mis amigas y familiares lo que hacía, para demostrarles que estaba bien.

-Como un diario público...

-¡Eso es! Les enseñaba los sitios a los que iba, donde vivía, qué comía... Les interesaba mucho, así que empecé a enseñarles también costumbres de por aquí.

-¿Qué lugares han salido en tu blog?

-Desde el 2004... ¡imaginate! Muchos. He enseñado casi todos los restaurantes de Hondarribia, muchos lugares de la comarca del Bidasoa, también he fotografíado muchas veces San Sebastián y sus playas...

-¿Cuándo empieza tu blog a ser una guía de viaje y no un diario?

-No lo sé... Yo no me considero una guía turística, soy solo una asesora de visitantes japoneses. Supongo que a la gente le gusta leer las recomendaciones de alguien que habla en su mismo idioma. A través del blog empezaron a ponerse en contacto conmigo japoneses que pensaban viajar al País Vasco y a mí me pareció buena idea quedar con ellos aquí y ayudarles.

-¿A qué vienen?

-Hay de todo. Algunos han venido a ver a la Real Sociedad, pero la gran mayoría vienen por los paisajes y la gastronomía.

-¡Por el estómago ganamos siempre!

-A los japoneses les sigue llamando mucho la atención los pintxos, sobre todo el que vayamos a tantos bares diferentes. Allí, en Japón, los amigos se juntan para estar en un mismo local. Aquí, si tu bolsillo y tu estómago te lo permite, puedes ir a más de seis.

-¿Qué alimentos son los más curiosos para las cuadrillas japonesas?

-Yo ya me he acostumbrado a todo, pero cuando vienen turistas me preguntan muchas cosas. Diría que lo que siempre me preguntan es la historia de las gulas.

-¿Qué pasa con las gulas?

-¡Es muy divertido! En Japón se comen angulas grandes, cuando vienen aquí y ven los pintxos con lo que ellos creen que son angulas pequeñas... ¡alucinan! Y más cuando les cuento la historia de la empresa japonesa que estuvo involucrada en la creación de las gulas.

-¿Y les gustan?

-¡Mucho! Los pintxos gustan siempre, por eso hay restaurantes vascos en Japón.

-¡No me digas! ¿A qué restaurantes vascos van tus amigos allí?

-Pues me han hablado muy bien del 'Zurriola' que está en Tokyo. Creo que hasta tiene una estrella Michelín.

-Además de rutas gastronómicas, ¿qué más les recomiendas?

-Cuando alguien se pone en contacto conmigo, yo siempre le pregunto qué tipo de viaje quiere hacer. Preparo planes diferentes según si es un matrimonio, un grupo de amigos, una familia... Ahora he abierto una página de Facebook y Twitter para compartir más cosas que me gustan de aquí.

-Siempre escribes en japonés, ¿no has pensado hacerlo en castellano o euskera?

-Euskera 'oso zaila da', pero en realidad lo hago porque mi público es japonés. Yo escribo para que ellos entiendan lo bonito que es esto.

-Hemos hablado mucho de gastronomía, pero tu pasión era la música...

-¡Y lo sigue siendo! Todos los años voy al BBK y al Kutxa Kultur y de lo último que he enseñado ha sido el Festival de Blues de Hondarribia.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate