Diario Vasco
Operarios trabajando en uno de los búnkeres de Guadalupe.
Operarios trabajando en uno de los búnkeres de Guadalupe.

Tres búnkeres al descubierto en Guadalupe

  • Con esta actuación, Arma Plaza Fundazioa sigue con su labor de promocionar el patrimonio de la ciudad

  • Son construcciones de 1946 del casi centenar que hay en Hondarribia

No podemos decir que hayan sido descubiertos porque ya se conocía su existencia pero estos días sí se están descubriendo, en el sentido de hacerlos visibles, tres búnkeres en la zona de Guadalupe. Uno de ellos está muy cercano a la ermita y los otros dos, junto a la campa.

Arma Plaza Fundazioa, en colaboración con Kilker Lorazaintza, está llevando a cabo unos trabajos de desescombro y recuperación, bajo la supervisión de la arqueóloga Miren Ayerbe y de Juan Antonio Sáez, doctor en Historia y experto en fortificaciones contemporáneas, además de colaborador de Arma Plaza Fundazioa y guía en las visitas al fuerte de Guadalupe.

Sáez explica que «estos búnkeres pertenecen a la Organización Defensiva de los Pirineos, también conocida como 'Línea P'. Se construyó entre 1945 y 1946 por orden de Franco, que quería estar preparado para cualquier posible invasión. Nunca fueron usados, pero los militares los tuvieron controlados hasta la década de los 80». Después fueron abandonados y engullidos por la maleza y la tierra.

De los 7.000 búnkeres que hay en los Pirineos, un centenar están ubicados en Hondarribia y hay otros trescientos en Irun. Los que nos ocupan «formaban parte del Centro de Resistencia de Guadalupe, que tenía asignado un batallón formado por 600 soldados con 17 ametralladoras, más de 30 fusiles ametralladores, 4 morteros y 5 cañones anticarro, de los que se construyeron casi todos. Lo que ahora vemos, estaba rodeado por un complicado sistema de alambrada».

Añade Sáez que «el búnker que está junto a la ermita dispone de dos aspilleras asignadas para una sola arma que disparaba a dos lugares diferentes. Comenzamos a desescombrar con una grúa dos operarios y, aunque están en buenas condiciones, el trabajo ha de ser meticuloso».

Desconocido para muchos

Por parte de Arma Plaza Fundazioa, Miren Ayerbe señala que «muchos hondarribitarras desconocían la existencia de este búnker, que está en una situación muy privilegiada y estratégica, dominando el estuario del Bidasoa y Aiako Harria, y pegado a un centro de culto tan importante como es el Santuario de Guadalupe. El objetivo principal de este proyecto es básicamente darlo a conocer, hacerlo visible manteniendo su forma original y que la ciudadanía lo pueda visitar».

La actuación está integrada en la campaña de divulgación del patrimonio que promueve Arma Plaza Fundazioa. «Seguimos poniendo en valor el patrimonio fortificado. Las visitas al fuerte de Guadalupe funcionan muy bien y, cuando los búnkeres estén completamente rehabilitados, podremos plantear un itinerario complementario con ellos».