Diario Vasco

Ion Areitio redondea su gran año con el bronce mundialista

El hondarribitarra Ion Areitio, a la derecha, en el podio del Mundial celebrado en Italia.
El hondarribitarra Ion Areitio, a la derecha, en el podio del Mundial celebrado en Italia.
  • Después de una mala primera manga fue remontando desde la decimosexta hasta la tercera posición

  • El hondarribitarra fue tercero en el Mundial disputado en Val di Sole

Ion Areitio consiguió su objetivo en el Campeonato del Mundo disputado en Val di Sole. El hondarribitarra había viajado a Italia pensando en el tercer puesto y lo logró. Consciente de que Abel Mustieles y Benito Ros están por encima de su nivel, prácticamente inalcanzables, el bronce era lo máximo a lo que podía aspirar Areitio.

Pero una cosa es aspirar y estar en condición de lograrlo, puesto que lleva todo el año siendo tercero o cuarto en las pruebas de la Copa del Mundo, y otra distinta es conseguirlo. El bronce que ya descansa en su casa podría estar ahora en el cuello de cualquier otro competidor.

Recuerda Areitio que «empecé la competición muy mal. Suelo decir que es como si la Copa del Mundo fueran pruebas de la Liga ACT y el Mundial, La Concha. Te juegas el trabajo de todo el año y hay mucha presión. En las primeras mangas de la semifinal tenía el cuerpo agarrotado, iba mal».

Tanto, que hizo 16 pies en la primera vuelta y estaba decimosexto en la clasificación, muy lejos de poder entrar en la final. Decidió entonces tomarse un respiro. «Paré un cuarto de hora, comí algo, me desconecté de la competición por un momento y luego volví con más fuerza».

Así, en la segunda y tercera manga el hondarribitarra hizo cinco pies en cada una, firmando unas de las mejores vueltas de todos los competidores. Con esa gran reacción consiguió escalar hasta la quinta posición y, con otros cinco pilotos, meterse en la final.

En el día D no falló Areitio. «Hice mi carrera sin fijarme en los demás. Hice 11 y 7 pies, era una buena puntuación que me podía poner cuarto como mínimo, pero tenía que esperar al resto de competidores». Al final, el alemán falló y el hondarribitarra logró ese ansiado bronce. «Estoy muy contento. Es verdad que llevo todo el año siendo tercero y cuarto en la Copa del Mundo, pero había que confirmarlo en el Mundial».

A su regreso a casa, familiares y amigos le hicieron un bonito recibimiento en Santiagotxo y ahora podrá disfrutar de las fiestas porque no volverá a competir hasta finales de septiembre, cuando en Amberes se disputará la última prueba de la Copa del Mundo. Areitio es tercero en la general y confiesa que subir un puesto va a ser muy complicado, el objetivo será mantener lo que tengo».

El sábado a las 12.00, recibirá un homenaje en el Ayuntamiento de Hondarribia.