Diario Vasco

Noelia Lorenzo Pino (Escritora): «El género negro te permite mostrar la sociedad en la que vives»

Noelia Lorenzo sostiene entre sus brazos un ejemplar de 'La sirena roja'.
Noelia Lorenzo sostiene entre sus brazos un ejemplar de 'La sirena roja'. / F. DE LA HERA
  • La irunesa, autora de 'Chamusquina', acaba de publicar su segunda novela, 'La sirena roja'

El género negro está de moda, y la novela negra vasca, en concreto, también. Los libros que ahondan en el lado más oscuro del mundo y el ser humano se multiplican en las estanterías de las librerías, y muchos de ellos llevan firmas muy cercanas. Es el caso de Noelia Lorenzo Pino, que, tras 'Chamusquina', acaba de publicar 'La sirena roja', su segunda novela.

-¿Es 'La sirena roja' una novela más policíaca que 'Chamusquina'?

-Tiene mucha más investigación policial, sí. Es una historia sobre dos ertzainas que tienen que investigar el caso más gordo de sus carreras y atrapar a un asesino en serie que desolla a sus víctimas.

-No debe de ser sencillo escribir sobre una investigación policíal sin ser policía...

-Hay que hacer mucho trabajo de documentación y tienes miedo a meter la pata... Yo me puse en contacto con un chico que, hace años, trabajó conmigo en una fábrica. Posteriormente oí que se había metido a ertzaina, así que hablé con él y me puso al día de todos los rangos que existen en este cuerpo policial, el procedimiento cuando ocurre un asesinato... Tengo una pizarra en casa con un esquema gigante que resume toda esa información.

-'La sirena roja' es una historia negra y policíaca, pero con unos personajes que son muy humanos.

-Creo que es muy importante que los personajes de la novela tengan profundidad, y que el lector conozca su vida personal para que pueda empatizar más con ellos.

-'Chamusquina' tiene como telón de fondo una trama de corrupción. En esta segunda novela se acerca a la problemática de la violencia de género.

-No fue algo pensado, la verdad, surgió mientras daba vida a los personajes. Lorena, que tiene ese pasado, surgió así y estoy contenta con cómo ha quedado reflejado ese tema. Se debería hablar más abiertamente de las problemáticas que están presentes en nuestra sociedad. En torno a este tema, además, algunos lectores me decían que les he puesto en un dilema moral... En este caso, y aunque no lo planteé así en un principio, empatizas con ambas partes.

-¿Qué le comenta la gente que ha leído ambos libros?

-De momento, son mayoría los que me dicen que 'La sirena roja' les ha gustado más que 'Chamusquina'. Pero hay de todo. Ésta es la segunda novela y, desde la primera, he intentado aprender sobre la marcha. Creo que, gracias a ese aprendizaje, está mejor escrita.

-¿Qué le resulta más trabajoso, imaginar la historia o escribirla?

-Escribir es más trabajoso. Narrar lo que tienes en tu cabeza, esos detalles tan importantes para la trama... El reto es transmitirlos tal y como tú los sientes.

-¿Se esperaba la buena acogida que tuvo 'Chamusquina'? ¿Qué le aportó esa primera novela?

-No me esperaba para nada que fuera a tener esa buena acogida... El haber publicado antes 'Chamusquina' me abrió las puertas en la editorial Erein. Cuando eres escritora novel es difícil que un editor confíe en ti, porque publicarte implica una inversión. La verdad es que el contar con una novela anterior que tuvo éxito local me abrió un poco las puertas. Y, claro, cuando empecé esta segunda novela ya tenía el tema policial mucho más interiorizado. Hay documentación que ya tenía y tardé menos en escribirla.

-Tanto su segundo libro como 'Chamusquina' están ambientados en nuestro entorno...

-La historia de la novela pasa por Hondarribia, Irun, Lezo, Donostia y Pasajes. Me preguntaban el otro día si Donostia no es una ciudad demasiado bonita para ambientar una novela negra... Pero por desgracia, perturbados los hay en todas partes. Además, creo que a los que vivimos aquí nos gusta leer historias cercanas, que transcurran en el entorno. Aunque con 'Chamusquina' me ocurrió algo curioso: yo me preguntaba si solo les gustaría a la gente de Irun y alrededores, pero la editorial de este libro es granadina y se ha vendido muy bien en Andalucía. También me llegaron felicitaciones por la novela desde Salamanca, Oviedo... Al final, nosotros también leemos un montón de historias que ocurren en lugares que no conocemos, y nos encanta. La cercanía gusta, pero también que te lleven a sitios que no conoces.

-'La sirena roja' pertenece a la colección Cosecha Roja de Erein.

-Es una colección especializada en novela negra y soy la primera mujer que participa en ella. Somos ocho autores, algunos de ellos con varias novelas: José Javier Abasolo, Jon Arretxe... Son autores consagrados en el País Vasco y verme junto a ellos es una pasada. Algunos se han puesto en contacto conmigo para darme la bienvenida al sello de Erein. Estoy muy, muy a gusto con ellos.

-Se puede decir que la novela negra vasca está en auge, ¿verdad?

-Sí, sí. Dolores Redondo, la autora de la trilogía del Baztán, ha abierto bastantes puertas; pero antes, las abrió la novela negra nórdica... Con Stieg Larsson empezó el boom. Luego vinieron Camilla Lackberg, Asa Larsson...

-¿Por qué gusta tanto este género?

-Ya... Qué morbosos somos, ¿verdad? No tengo ni idea, pero a mi es el género que más me gusta leer. Tendremos madera de sabuesos... Yo, cuando leo, hago de detective: busco pistas, si tengo que releer releo para ver si adivino quién es el asesino... Pero no soy muy truculenta, no me gusta ni leer ni escribir escenas sangrientas.

-Fernando García, autor de 'Hiru korapilo', novela negra ambientada en Hondarribia, comentaba que este género gusta tanto porque es el más parecido a la realidad.

-Y además, la novela negra te permite mostrar la sociedad en la que vives. A mi me gusta reflejarla y creo que es uno de los puntos fuertes de la novela negra.