Diario Vasco

Historias que hay detrás del desempleo

  • Dos irundarras han creado el blog 'Valientes, parados sin parar'. «Queremos dar voz a esa gente que está en el paro y a la que, en general, nos hemos acostumbrado a verla como un número», explican Iria Rodríguez y Selene Lanchas

«Durante un año estuve buscando trabajo y era un agobio. Nunca me ha gustado mucho estudiar y no pensaba volver a hacerlo. pero me he animado. Estar en casa sin hacer nada y con la sensación de que estás perdiendo el tiempo es lo peor. Mirar todos los días ofertas de trabajo puede ser estresante y obviamente te frustras».

Seguro que estas palabras de Leire, una joven irundarra, resultan familiares a muchas personas que se encuentran buscando empleo. O las de Markos, un hondarribitarra que «después de las prácticas no he conseguido un trabajo estable. Muchas veces te piden que tengas experiencia, pero si no te dan la oportunidad. poco podemos hacer, es la pescadilla que se muerde la cola».

En esta situación, no es de extrañar que cada vez más gente piense en la posibilidad de irse al extranjero o de emprender. «Si tú no te ayudas a ti mismo, nadie lo va a hacer por ti y el valor de la experiencia que te llevas es incalculable», dice Jon, a lo que Itziar añade que «la palabra crisis no tiene que ser del todo negativa. Se le puede dar la vuelta y pensar que es un momento de oportunidades».

Estas reflexiones acerca del desempleo son un pequeño extracto de cuatro de los testimonios que se pueden leer en el blog 'Valientes, parados sin parar' (valientes.es) de Iria Rodríguez y Selene Lanchas. El nombre resume a la perfección que hay detrás de este proyecto. «Hablamos de gente que está parada pero no quieta», cuentan estas dos irundarras que lamentan que «los desempleados parece que son el lastre de la sociedad, y hay que ser valiente para estar en paro, continuar sobreviviendo, ser mentalmente activo y no dejar de buscar soluciones».

Superación

La idea de hacer este blog, que pusieron en marcha a finales del año pasado, se la planteó Rodríguez a Lanchas. «Nos hemos acostumbrado, en general, a que el paro sea números, porcentajes, subidas, bajadas. Y detrás, hay personas que se levantan cada mañana con la determinación de buscar trabajo, que superan obstáculos, que afrontan problemas. Queremos dar voz a esa gente», expone.

Además de que «se había deshumanizado esta problemática», también veían que casi siempre se repetían, según Lanchas, «los mismos perfiles. Pero cada persona tiene su propia historia y dejándoles hablar siempre pueden aportar experiencias o incluso hábitos de búsqueda de empleo, incluido Internet, que puedan servir a otros en su situación». En este sentido, recuerda el caso de una chica que «siempre lleva un pendrive con su currículum y si ve en un sitio en el que necesitan gente, entra y lo entrega».

A estas dos irundarras les ha sorprendido «la cantidad de personas que son optimistas en esta situación en la que su trabajo es buscar empleo día a día». Durante estos meses, ya han contado varias historias en las que sus protagonistas se han planteado o se plantean el emprendizaje como salida laboral. De esos testimonios se quedan con «el mensaje que transmiten de que hay que luchar por ti mismo, una actitud que todos deberíamos adoptar en caso de estar en paro».

Situaciones «increíbles»

También se han encontrado con otros testimonios «muy negativos, de gente que prácticamente ha perdido toda la ilusión». O situaciones «increíbles», como dice Rodríguez, refiriéndose al caso de una mujer en edad de quedarse embarazada «que nos contaba el tipo de preguntas que le hacían en las entrevistas. En el siglo XXI y que pasen cosas así, no me lo podía creer».

Otras situaciones que les han marcado han sido las de «gente muy preparada que no encuentra nada». Lanchas cuenta que «algunas personas cualificadas con las que hemos hablado han querido trabajar de cualquier cosa porque lo necesitaban y les han dicho que con su formación no les podían dar ese puesto. ¿Hay que quitar cosas del currículum? Que se den casos así es muy triste».

En estos algo más de seis meses desde que empezaron con 'Valientes, parados sin parar', una de las mayores satisfacciones ha sido que han tenido que actualizar varios testimonios porque esas personas han encontrado trabajo. «No hay nada mejor que poner eso en la situación actual, aunque en algunos casos sean contratos temporales», señalan.