La vivienda en alquiler es escasa y cara

NEREA ISASTI SORALUZE.

Si alguien se plantea irse a vivir de alquiler en Soraluze, que sepa que no tiene muchas opciones, ya que el número de viviendas en alquiler no llega ni a media docena, frente a las decenas de pisos en venta. Y el precio del alquiler en ocasiones supera al de la hipoteca de un piso en propiedad.

El precio medio de las pocas viviendas existentes en el mercado local de alquiler es de unos 450 euros mensuales, aunque hay algún caso en el que el precio asciende a 475. La excepción es alquilar una habitación en un piso compartido por 150 euros al mes.

Este dato contrasta con el alto número de viviendas vacías, cuyos propietarios no contemplan la opción de ponerlas en alquiler, a pesar de tener que seguir haciendo frente a unos gastos que incluyen un alto recargo en el IBI. Prefieren tenerlas vacías o esperar a que se vendan, algo que llevan años esperando sin éxito.

La oferta, es decir, quienes ponen su vivienda en alquiler, se frota las manos ya que la rentabilidad obtenida por arrendar sus propiedades crece mes a mes. El ladrillo, según los expertos, ha recuperado su atractivo como inversión. La demanda, por el contrario, asiste insólita a una auténtica batalla por conseguir un piso en alquiler. Los inmuebles para este fin son escasos, especialmente en determinadas ubicaciones, y los precios, altos.

Precio de venta de pisos

El precio de los pisos en venta en Soraluze, de segunda mano prácticamente en su totalidad, varía y mucho. Los más económicos se pueden adquirir por 38.500 euros de media. Entre ellos, uno por 39.000 y otro por 50.000, ambos en pleno centro de la localidad. Eso sí, a reformar y situados en una cuarta o quinta planta sin ascensor.

En el otro extremo, se pueden encontrar unas pocas viviendas, de 2, 3 ó 4 habitaciones en venta por precios que rondan los 250.000 euros.

El precio medio de las viviendas en venta es de unos 120.000 euros, aunque viviendas de similares características tienen precios dispares. Así, por este precio, se puede encontrar una vivienda en un cuarto piso sin ascensor y alejada del centro o céntrica y con ascensor, ambas con el mismo número de habitaciones y similar antigüedad y estado de conservación.

Mientras tanto, ante este panorama, el Ayuntamiento sigue trabajando en buscar una salida a las viviendas vacías fomentando el alquiler.

Fotos

Vídeos