Soraluze apuesta por la central hidroeléctrica de Sologoen

El alcalde Iker Aldazabal junto a la turbina de la central . / N.I.
El alcalde Iker Aldazabal junto a la turbina de la central . / N.I.

En 2018 destinará 81.000 euros para que su aprovechamiento sea óptimo y rentable

NEREA ISASTI SORALUZE.

En agosto de 2017 la central hidroeléctrica de Sologoen quedó al cien por cien en manos del Ayuntamiento de Soraluze, después de que un decreto instara al Ente Vasco de la Energía (EVE) a salir de la misma. El Consistorio destaca la importancia estratégica de la central y apuesta por ella.

La de Sologoen es una central dedicada a la producción de energía hidroeléctrica, es decir, que utiliza energía hidráulica para generar energía eléctrica. Aprovecha el agua del río Deba, cuyo caudal cae sobre las hélices de una turbina que hace girar un generador, produciendo electricidad.

Sologoen S.A. se creó como sociedad pública en 1989 entre el Ayuntamiento de Soraluze y el Gobierno vasco, y se puso en marcha en 1991. Se autorizó entonces la puesta en marcha y la conexión a la red de distribución de energía de alta tensión.

Las instalaciones consisten en una presa, un canal de derivación que atraviesa varios túneles y la casa de máquinas. La presa, situada en Osintxu, tiene una longitud de 31 metros, una altura de 3,5 metros y una anchura de 2,5 metros. De la presa arranca un canal de derivación de 56 metros, contenido en muros. La casa de máquinas, con 145 metros cuadrados en planta, cuenta con un salto de agua de 9 metros y aloja una turbina Kaplan de embudo de eje vertical y doble regulación, Kossler Ibérica SA, con un alternador de 425 kw. Finalmente, se encuentra el aliviadero.

Cuando la central fue creada en 1989, el Ayuntamiento aportó el inmovilizado, valorado en 10 millones de las antiguas pesetas, y el derecho de concesión de aprovechamiento de agua para 75 años, con una concesión de 5.000 litros por segundo. El EVE, por su parte, aportó un estudio de viabilidad, por valor de 2 millones de pesetas y un capital inicial de 60 millones de pesetas. El Ayuntamiento poseía entonces el 6,37 % de la central y el EVE el 93,63% restante.

Apuesta de futuro

Ahora que la central ha quedado en manos del Ayuntamiento, éste desea invertir en ella para que su rendimiento sea óptimo y la central sea rentable. Así, en 2018 se destinarán 60.000 euros a la inversión y 21.000 euros a mantenimiento y asesoramiento. Se ha llevado a cabo la contratación de un experto asesor con la intención de mejorar la rentabilidad de la central.

La producción anual de la central es de 815.000 kwh. Para dar una idea de lo que esto supone, hay que saber que el consumo de Soraluze en alumbrado público ha sido de 132.108 kwh en 2017, mientras que el consumo eléctrico en edificios municipales es de 427.643 kwh (de los cuales el 65% corresponden al polideportivo ). En total, entre alumbrado y edificios, el consumo eléctrico total anual ha sido de 559.571 kwh.

Es decir, la central produce en un año, aún al 50% de rendimiento, 1,5 veces el consumo eléctrico municipal total. Realizando inversiones, se podría prácticamente duplicar la producción. Soraluze pretende de esta manera llevar a cabo una apuesta estratégica a favor de las energías renovables, liderando la transición hacia las energías limpias y priorizando la eficiencia energética.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos