El cadáver hallado en el río Deba en Soraluze es el de un vecino de Bergara de 76 años

Lugar de Soraluze en el que ha sido rescatada el cadáver./
Lugar de Soraluze en el que ha sido rescatada el cadáver.

El cuerpo no presentaba signos de violencia y la Ertzaintza ha abierto una investigación sobre el suceso, ocurrido cerca de un polígono industrial

DV Y AGENCIAS

El cadáver del hombre hallado ayer en aguas del río Deba a la altura de Soraluze corresponde al de un vecino de Bergara de 76 años, según informó el departamento de Seguridad del Gobierno Vasco, que añadió que el cuerpo no presentaba signos de violencia. La Ertzaintza mantiene abierta una investigación para esclarecer las circunstancias del suceso.

Los hechos se produjeron a las 14 horas del jueves, cuando un particular llamó al 112 de SOS Deiak alertando de la posible presencia de un cuerpo flotando en el río. Ertzaintza, Policía Local y bomberos se personaron de inmediato en el lugar, cerca del polígono industrial de Mendiola.

Tras sacar el cuerpo del agua, un médico certificó la muerte de esta persona y se dio aviso al Juzgado de Guardia, presentándose en el lugar un forense. Se procedió al levantamiento del cadáver para su desplazamiento al Servicio de patología Forense de San Sebastián, para serle practicada la autopsia.

El hallazgo del cuerpo de Soraluze se suma a los que encontraron el martes en los puertos deportivos de las localidades vizcaínas de Getxo y Bermeo, donde aparecieron los cadáveres de dos varones flotando en sus aguas. El primero de ellos fue encontrado sobre las 9.00 de la mañana por un transeúnte, que avisó a los servicios de emergencia, y dos horas después, a las 11.20 horas, un hombre que había acudido a revisar su embarcación a la zona de pantalanes del puerto de Bermeo encontraba el cadáver de otro varón.

Desaparecido en la ría de Bilbao

Además, un hombre desapareció ayer en aguas de la ría de Bilbao y dos personas que se tiraron para intentar rescatarle tuvieron que acabar siendo sacadas del agua por los servicios de emergencia. Los hechos tuvieron lugar hacia las 12.45 horas, cuando varias personas que paseaban por la ribera de la ría observaron cómo, a la altura de la pasarela peatonal del puente de la Merced que une el Casco Viejo con el barrio de Bilbao La Vieja, se precipitaba al agua un varón.

Dos de los testigos del suceso se arrojaron a su vez al cauce del Nervión para intentar ayudarle a regresar a la orilla pero tuvieron que desistir al no lograrlo, informaron fuentes del Ayuntamiento de Bilbao.

El primero de los caídos al cauce fue arrastrado por la corriente y desapareció bajo las aguas, por lo que los equipos de emergencia continuaban su búsqueda ayer a última hora de la tarde, en las inmediaciones del lugar de la caída. Los dos ciudadanos que intentaron ayudarle tuvieron que recibir asistencia por las ambulancias desplazadas al lugar, aquejados de hipotermia por el frío de las aguas.

Otras noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos