El puente giratorio será remodelado con una inversión de 400.000 euros

A.E. ONDARROA.

El puente giratorio que cruza ambos lados de la ría recibirá una inversión de 400.000 euros, para lograr su recuperación. El proyecto, encaminado a devolver su uso inicial y su conservación al tratarse del único existente en España abordará el desmonte de los dos voladizos y dos de los contrapesos que componen la pasarela para ser tratados en un taller y sustituir los elementos inservibles.

La Diputación llevó a cabo un estudio topográfico para definir sus dimensiones, ubicación y accesos, además de recoger los datos necesarios para elaborar un diagnóstico exacto de su estado de conservación. Entre los resultados se conoció su avanzado estado de oxidación y su maquinaria también, las ruedas de engranaje y demás elementos que permiten el giro contaban mucha suciedad por los depósitos y abundante flota vegetal.

Conocido como Puente de Alfonso XIII, realizados por el ingeniero José González Langarica, cuenta con 23 toneladas de acero de pasarela, hierro fundido y madera, sustentado en dos pilares de hormigón de forma circular recubiertas de piedra labrada. Catalogado por los historiadores como un caso único en España y uno de los pocos de su tipología que aún se conservan en Europa, la pasarela giratoria fue declarada Bien Cultural con la categoría de Monumento por el Gobierno vasco en 2008. Un año más tarde, fue objeto de varias intervenciones de mejora entre las que se incluyeron la sustitución de las tablas de madera del suelo por otras nuevas recubiertas de material antideslizante, que según expertos de Patrimonio, «solo sirvieron para lavar la cara».

Además de la reposición de la barandilla, también se suprimió el sistema eléctrico que activaba el mecanismo de giro, que en la actualidad está completamente anulado tras las urbanizaciones llevadas a cabo en los dos lados de la pasarela.

Su delicada situación salió a la luz a raíz de un estudio solicitado por el propio Ayuntamiento para poder abrirlo con motivo de unas jornadas de patrimonio organizadas por la Diputación. El informe foral alertó del estado de ruina en el que se encuentra a consecuencia de la oxidación y agravada por el nulo mantenimiento debido a la falta de entendimiento entre las dos administraciones sobre su titularidad.

Ahora se trata de lograr su recuperación y se plantea el inicio de las obras para mediados del año próximo, según el acuerdo alcanzado por la Diputación.

Tras las obras, el puente recobrará el esplendor que tenía hace 90 años. A lo largo de muchos años, atravesar por el puente se llegaba a cobrar por su paso hasta que un coctel molotov hace 35 años destruyó la cabina que servía para su cobro.

Con la ejecución de la obra, los técnicos forales repasarán sus aspectos básicos, para llevar a cabo labores de mantenimiento e inspección de los aspectos básicos. En principio, se plantea una inspección principal así como pintarlo para evitar la corrosión marina.

Fotos

Vídeos