Los presupuestos de 2018, aprobados con los votos del equipo de gobierno

Bildu durante el pleno del martes. / N.I.
Bildu durante el pleno del martes. / N.I.

NEREA ISASTI SORALUZE.

En el pleno del martes se aprobaron los presupuestos de 2018 con los votos a favor de los integrantes del equipo de Gobierno, formado por PNV y PSE-EE, mientras que Bildu votó en contra. El presupuesto asciende a 5.114.674 euros, lo que spone un incremento del 13,98% con respecto al año anterior. Del presupuesto total, 954.451,94 euros irán destinados a inversiones, un 102,32% más que en 2017. En cuanto al modo de financiar dichas inversiones, 472.528,94 euros provendrán de fondos propios, 271.923 euros de una subvención y 210.000 de un préstamo.

Antes de la votación, el alcalde, Iker Aldazabal, explicó las principales inversiones que prevé llevar a cabo el equipo de gobierno. Así, 500.000 euros serán para ampliar la cubierta del polideportivo, en su parte más próxima al Puente Principal. La mitad de dicha cantidad se sufragará con una subvención de la Diputación y el resto con fondos del Ayuntamiento.

El siguiente proyecto mencionado fue la urbanización de la calle Rabal (162.032 euros), que se hará con fondos propios. Consistirá en dotar a esta calle de una plataforma única, desde el número 19 hasta la parada del autobús.

Otros 56.260 euros se utilizarán para adecuar dos viviendas de la calle Frontón con fines sociales y 24.000 para la central hidroeléctrica de Sologoen, que recientemente quedó en manos únicamente del Ayuntamiento. Se pretende aumentar su rentabilidad. Por último, entre otras medidas mencionadas, figura la puesta en valor de la Ruta de los Dólmenes (7.000 euros).

Enmienda

Una vez expuestos los pormenores del presupuesto, Bildu presentó una enmienda, al no estar de acuerdo, por una parte, con gastar 500.000 euros en la cubierta del polideportivo. Pero sobre todo, porque «en los presupuestos no nos han dejado ningún margen económico para hacer aportaciones».

Por otra parte, recordaron la alta tasa de desempleo del municipio. Según Bildu, «lo único que hace el Ayuntamiento al respecto es contratar gente para la brigada de vez en cuando».

Recordaron también la obligatoriedad de que las viviendas de más de 50 años pasen en 2018 la Inspección Técnica de Edificios. En caso de no superarla, la responsabilidad en caso de suceder algo sería en último caso, del Consistorio. Y, por último, recalcaron una vez más que el sueldo del alcalde les parece excesivo.

Bildu propone destinar parte del presupuesto, entre otras cosas, a cubrir la zona conocida como 'U', en la que se encuentra el paddle, cambiar las ventanas de Musika Eskola y reparar el tejado del Ayuntamiento.

Sometida a votación, la enmienda fue desestimada al recibir únicamente los votos de Bildu, mientras que el presupuesto fue aprobado con los votos de PNV y PSE-EE.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos