Ondarroa está entre los puertos donde más han subido los desembarcos

A.E. ONDARROA.

El puerto de Ondarro es el que mayor subida de desembarcos presenta en este año. Las descargas pesqueras en los puertos vascos alcanzaron los 41.543.890 kilos entre enero y agosto de 2017, un 18,6 % más que en el mismo período del año anterior. En el caso de incrementos de desembarcos destacan los producidos en Ondarroa, en A Coruña, Santa Eugenia de Ribeira (A Coruña), Vigo, con aumentos de descargas superiores a los cinco millones de kilos.

Por otro lado, la campaña de sardina de la flota de bajura está previsto que finalice esta semana debido a los desembarcos irregulares que han tenido lugar y por los malos tiempos. Algunos barcos han parado ya y el resto de la flota en actividad se desconocía ayer si tenían previsto zarpar a la mar, ante los anuncios de mal tiempo que estaban previsto.

La temporada de sardina ha contado con desembarcos muy irregulares y además los precios han estado por debajo de los del pasado año. Las cotizaciones han oscilado en 0,70 euros-kilo, mientras que el pasado año alcanzaron 0,80. El caso es que los arrantzales son conocedores que para el próximo año no podrán pescar sardina teniendo que cumplimentar la orden del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES), que indica que «la sardina no se encuentra en buen estado siendo recomendable su cierre para su recuperación», tal como se hizo con la anchoa hace unos años.

Cuotas límite

Los arrantzales son partidario de establecer cuotas límite por día y barco antes de «prohibir por completo» las capturas. Para los pescadores vascos, el 15 y el 20%» de la campaña anual vasca depende de la sardina y, en menor medida, el verdel. Hay que tener en cuenta que la flota de marzo a junio captura anchoa, y de julio a octubre, se centran en el bonito. No obstante, los barcos de bajura dependen en gran medida de chicharro, verdel y sardina para poder completar el año. Por ello, tras las campañas de anchoa o bonito, su cierre afectaría al resultado como mínimo del 15%, que aproximadamente sería del 20», si se le suma el verdel, ha expresado Su precio se revalorizó en los últimos años, lo que agravaría el impacto económico para la flota de bajura que se dedica a su captura. «Antes, la sardina apenas tenía valor, pero ahora se ha revalorizado mucho, tanto para fábrica como para fresco, pero sobre todo para fábrica y se está quedando una costera bastante «golosa en cuanto a precio», ha indicado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos