María Jesús Arribas deja Cáritas tras 41 años de voluntariado

La voluntaria María Jesús Arribas. /  ISASTI
La voluntaria María Jesús Arribas. / ISASTI

«He aprendido que hay que ser generosa»

NEREA ISASTI SORALUZE.

Después de 41 años como voluntaria en Caritas, la soraluzetarra María Jesús Arribas ha decidido dejar esta organización y dedicar más tiempo a los suyos.

Tenía 28 años cuando el entonces párroco Don José Javier Portu le invitó a unirse a Caritas. En la Soraluze de aquella época, 1976, no eran muchos los que acudían a esta organización en busca de ayuda, la mayoría eran inmigrantes llegados de otras comunidades del Estado. Se vivía de otra manera. Pocos tenían coche, no existían los teléfonos móviles, las necesidades eran otras. La crisis mundial de 1974 acabó llegando a Euskadi.

Pero Arribas recuerda que todo era muy diferente entonces. «Hoy en día hay muchos problemas», asegura. Cuenta que en los últimos años, sobre todo debido a la última crisis, han recurrido a Caritas familias cuyos miembros se han quedado sin trabajo, gente de aquí, alrededor de un 10 por ciento. Pero la gran mayoría sigue siendo inmigración procedente de países como Marruecos o Pakistán y de países sudamericanos.

Arribas siente pena por los niños de esas familias sin recursos. «Ellos no tienen culpa de nada. Los niños deberían ser felices», dice. Caritas ha ayudado económicamente a mucha gente durante muchos años y ha realizado una labor muy importante en Soraluze, a pesar de ser un pueblo en el que las aportaciones para esta causa son escasas.

Relevo

María Jesús asegura no haber sentido nunca tentaciones de abandonar su labor de voluntariado. Sólo ella sabe las horas de trabajo que ha dedicado a tanta gente necesitada. Pero le resta importancia. «Estoy contenta. Creo que el trabajo que hacemos tiene un reconocimiento y da muchas satisfacciones. Es más lo que recibimos que lo que damos». Sin embargo, esta importante labor necesita un relevo. Hace falta gente joven. Y es a los jóvenes a quienes hace un llamamiento para que se impliquen en esta labor altruista. «Este trabajo llena mucho y enseña a relativizar y a entender lo que es de verdad importante». Mientras llega el relevo, desde Caritas Soraluze seguirán trabajando de manera activa y comprometida a favor de los colectivos más vulnerables.

Fotos

Vídeos