Una jornada para recordar

Calles y parque cubiertos por un espesor de 10 centímetros. / FOTOS A. ZABALA
Calles y parque cubiertos por un espesor de 10 centímetros. / FOTOS A. ZABALA

AMAGOIA ZABALA MENDARO.

Tal y como se había previsto, febrero se despidió con una gran nevada. La madrugada del 28 de febrero, concretamente a las 4.00 comenzó a nevar y no paró hasta pasadas las 10.30 de la mañana. Durante este tiempo en nuestro munucipio se acumuló un espesor de más de 10 centímetros y el caos que la situación creó fue grande. Muchas personas de Mendaro se quedaron sin poder ir a trabajar, porque además de estar muy peligrosa la calzada, hubo muchos accidentes en la carretera, quedando ésta colapsada. Además quienes optaron por coger el transporte público también lo tuvieron complicado, porque el tren estuvo parado en más de una ocasión y los autobuses de línea no circulaban.

La Ikastola abrió sus puertas, pero parte del profesorado no pudo llegar y muchas familias optaron por no llevar a los txikis al centro por lo que el día no se desarrolló con la normalidad habitual. El alumnado del instituto tuvo que darse la vuelta, ya que el autobús que les lleva hasta Elgoibar se quedó en Mendaro.

La nieve supone la cruz y la cara, ya que lo que para muchas personas es un problema para otras es una oportunidad de disfrutarla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos