El graffitero 'Shok' deja su firma en Soraluze

Graffiti en el edificio de Sapa. / ISASTI
Graffiti en el edificio de Sapa. / ISASTI

NEREA ISASTI SORALUZE.

El graffitero 'Shok', no sólo está dejando su impronta en muchos muros eibarreses, sino también en Soraluze. El Ayuntamiento recuerda que está en vigor la ordenanza de civismo.

Hay quien considera que algunos de estos graffitis son una expresión artística. Prueba de ello es la reciente sentencia de un juez neoyorkino en favor de unos graffiteros. O el mural que unos grafiteros vascos han pintado en la fachada de la casa de la abuela de Gabriel, el niño recientemente asesinado en Almería.

Pero lejos de criterios subjetivos a la hora de valorar el alcance artístico de los graffitis, el hecho es que la ordenanza de civismo, en su artículo 41, dedicado a pintadas y graffitis, prohibe estos tanto en la vía pública como en fachadas de edificios públicos o particulares y mobiliario urbano. Se exceptúan, eso sí, los murales dibujados sobre vallas de solares, cierres de obras, paredes medianeras y similares, siempre que se obtenga previamente autorización municipal y se cumplan sus especificaciones. Por lo tanto, el Consistorio podrá imputar a los responsables el coste de la limpieza, al margen de la sanción.

Residuos

Por otra parte, han vuelto a aparecer residuos junto a la SAPA. Hay un cartel que informa de la prohibición de depositar residuos fuera de los lugares fijados a tal efecto. Pero es evidente que no se respeta. Un colchón, un televisor y un sofá, entre otros elementos, han vuelto a ser depositados en el citado lugar. Hay que recordar que para poder librarse de muebles, colchones y similares, hay que llamar a la Mancomunidad e informar y ésta pasa a recogerlos los jueves.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos