El Gobierno Vasco licita por 22,5 millones la lonja de comercialización de pescado

A.E. ONDARROA.

El puerto de Ondarroa contará con una nueva lonja de pescado y comercialización, una vez que el Gobierno Vasco ha sacado a licitación los trabajos de construcción por un importe de 22.5 millones de euros. Ya no hay marcha atrás para este proyecto que se venía tramitando desde hace más de 15 años. A partir de aquí las empresas podrán presentarse al concurso que adjudicará los trabajos y cuyo inicio podrá afrontarse tratando de repercutir lo menos posible sobre las actividades de descarga y transporte que realizan las empresas del puerto.

Las instalaciones han sido diseñadas como un edificio en forma de 'L' que se compone de tres partes. Por un lado, figura el edificio de la lonja propiamente dicho que ocupa el ala norte y albergará en su planta baja la zona principal de entrada de pescado desde el cantil a través de siete puertas. También se crea un espacio donde se expondrá la pesca de altura, con lo que se conseguirá cumplir una carencia histórica del puerto con el mayor volumen de descargas de pescado fresco.

En base, a los planes iniciales, se contempla la demolición del edificio dela Cofradía y Capitanía, con lo que se requerirá que las operaciones de carga y descarga terrestre se realizarán en un punto colindante a las obras. Por ese motivo, en primer lugar se procederá a la construcción de los edificios del ala norte y el administrativo.

Cuando se encuentre operativa la parte inicial se demolerán las básculas en superficie y los edificios de la Capitanía y la Cofradía de Pescadores Santa Clara, y, posteriormente, se acometerá el resto de la lonja.

El plan especial de reordenación de la dársena Egidazu contempla ubicar las nuevas dotaciones en una parcela de 18.200 metros cuadrados, en unas infraestructuras modernas y acordes con la legislación comunitaria.

De hecho, desde todos los agentes del puerto existía un malestar creciente con las condiciones de trabajo que tienen que afrontar armadores y comercializadores, con las actuales instalaciones, aparte de toda la ruptura de la cadena de frío que reporta el no contar con una sala amplia refrigerada para la manipulación y comercialización de las especies.

La lonja contará con espacio ergonómico y funcional para la primera manipulación del pescado cuando llega al muelle y cumplir con las exigencias higiénico sanitarias. Además, el espacio a definir trata de integrarse de forma armónica en el espacio urbano, cumpliendo las prescripciones del Plan Especial del Puerto y conciliando las exigencias municipales. En este sentido, se aprovechará la construcción de la nueva lonja para generar un espacio multiuso que posibilite que la ciudadanía disfrute y participe del paisaje portuario y del frente marítimo y de la actividad que allí se genera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos