La flota gallega abandona Ondarroa tras agotarse la cuota de anchoa

A.E. ONDARROA.

La flota gallega ha vuelto a sus puertos base, tras agotarse la cuota de anchoa cifrada en 24 millones de kilos. 24.000 toneladas que se han consumido en tres meses. En total, medio centenar de barcos gallegos que se había desplazado al País Vasco y otros puertos cántabros para la campaña regresaron a aguas gallegas esperando que puedan pescar sardina que en las fiestas de San Juan ofrece buenas cotizaciones, aunque también en el caso de esta especie se ha producido una reducción de los cupos alarmante.

Por lo que respecta a la costera de la anchoa, aunque, se trató de estirar al máximo posible la campaña, tanto bajando topes diarios o reduciendo el número de jornadas de trabajo, y vedando zonas., desde la Secretaria de Pesca se ordenó, el pasado sábado, el cierre del caladero, en la zona VIIIc -de Fisterra al golfo de Vizcaya- porque los cerqueros del Cantábrico alcanzaron la cuota asignada para el primer semestre del año. Y lo peror de todo es que los arrantzales han sacado poca rentabilidad a las faenas pescando la mayor parte de la cuota a bajo precio. No obstante, desde Galicia se había propuesto un tope específico, más reducido, para los ejemplares de menor tamaño, aquellos de los que se necesitan más de 45 piezas para hacer un kilo, y evitar así que el cupo se dilapidase en anchoa pequeña, pero no se atendieron estas reivindicaciones. Al final, se ha producido la saturación del mercado, con anchoa pequeña, y agotamiento de la cuota que obliga a adoptar una reflexión para el futuro.

Ahora los barcos se dedican a la pesca de chicharro, sardina, macarel, antes de empezar el día 1 de julio la costera de bonito. Y, es que la cotización media de la especie no llegó ni siquiera al euro. Y se ha visto anchoa a 0,45 e incluso menos, cuando el año pasado fue de 1,63. Eso sí, entonces se descargaron 16 millones de kilos, un 50 % menos que en esta edición. En la sardina, los topes han pasado desde los 10.000 kilos al día a 6.000 a la semana. Por ello, tras realizarse, por parte de las autoridades, el recuento del consumo resulta que hay todavía cupo para reabrir la costera de la anchoa, los cerqueros volviesen a desplazarse más al este para seguir cogiendo bocarte.

Una especie que, por cierto no se puede capturar del Miño al Bidasoa, dado que también está agotada la cuota correspondiente a Galicia en la zona IXa -de Fisterra al golfo de Cádiz- y el 10 % de la VIIIc que se reservó para el segundo semestre (2.700 toneladas) no se abrirá hasta el 1 de julio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos