La flota bonitera regresa a la mar tras haber parado por el mal tiempo

A.E. ONDARROA.

La flota bonitera retorna a las faenas, tras haber quedado paralizadas éstas por las malas condiciones en la mar. La campaña sigue su curso y este año no volverá a darse la situación del cierre de la pesca en septiembre por el agotamiento de la cuota. Los arrantzales están contentos con las capturas y los precios. Su única preocupación es seguir adelante con las capturas y el tratar de evitar la presencia de barcos pelágicos de Francia e Irlanda que desde hace unos años llevan incorporándose a la pesquería.

La flota bonitera del Cantábrico Noroeste no oculta su preocupación por la actividad de buques pelágicos franceses e irlandeses en la actual campaña de bonito. Esta flota está participando cerca de las costas de Galicia, Asturias y Cantabria mediante el empleo de artes pelágicas, (sistema de pesca prohibido por la legislación española, pero permitido por la Unión Europea). Uno de los arrastreros de los 42 que tiene Francia está comercializando su pesca en Ondarroa. Irlanda posee otros 11 arrastreros. La mayor parte de sus descargas tienen lugar en los puertos de Cillero, Pasaia y en sus puertos bases, (Lorient, Baiona, Douarnenez, etc) para transportarlo por carretera a nuestras conserveras.

Inspectores de pesca vienen realizando controles sobre la flota, desde su aparición en los puertos, pero los arrantzales aducen que «existe descontrol» en las capturas realizadas por estos barcos.

Desde la Administración española manifiestan la prohibición al arrastre pelágico ya que se considera que nuestro sistema de gestión es más sostenible con el recurso, y no genera capturas accesorias de otras especies. Se reconoce que la actividad de esta flota pelágica en la campaña de bonito «conlleva que las flotas que utilizan estos artes realicen un porcentaje de descartes superior al permitido por la normativa comunitaria, sobre todo de peces de pequeño tamaño, para retener tan sólo los de mayores dimensiones, y no consumir excesiva cuota».

Ya que España admite que la flota pelágica infringe la normativa comunitaria y además captura otras especies, entre las que se encuentran mamíferos marinos, resulta, que no se produce ninguna actuación que impida a esos barcos faenar violando las regulaciones establecidas por Bruselas.

El TAC (Total Admisible de Capturas) de atún blanco-bonito del norte es de 28.000 toneladas al norte del paralelo 5º N del Océano Atlántico. La Unión Europea dispone de 26.939 toneladas de las que 14.981 corresponden a la flota que faena bajo pabellón español. Francia cuenta con 6.771 toneladas e Irlanda con 2.514. Y es en este asunto cuando viene la queja justificada de nuestros pescadores cuando dicen: «Los arrastreros pelágicos llevan pescando sin parar durante los últimos meses y parece que su cuota no se acaba nunca. El año pasado nos obligaron a parar, y los arrastreros pelágicos, siguieron pescando sin ningún problema a pesar de que su cuota es inferior a la nuestra». De esta manera se preguntan: «¿Cómo es posible que los arrastreros pelágicos irlandeses con una cuota de 2.514 toneladas, y en donde sólo contabilizamos 11 en nuestras costas, no han agotado su cuota? ¿O no será qué muchas descargas realizadas en nuestros puertos pesqueros, sí, en nuestros puertos-como nuestros pescadores advierten-, no son declaradas en sus diarios de pesca, y por lo tanto, no son notificadas a la Unión Europea?», señalan fuentes de los arrantzales.

Fotos

Vídeos