Un motociclista y un conductor de Lurraldebus mueren por una colisión frontal en Aretxabaleta

Los bomberos junto al autobús y la motocicleta. / Joxebi Ramos

El siniestro se ha producido cerca del acceso a la variante en sentido Arrasate y la Ertzaintza ha abierto una investigación

ION M. TAUS

Dos personas fallecieron a última hora de ayer en Aretxabaleta. El primer accidente de tráfico mortal del nuevo año tuvo lugar en la carretera GI-627, que quedó cortada en ambos sentidos. Se produjeron retenciones y la Policía Local se encargó de regular el tráfico.

Los fallecidos son el conductor de una motocicleta y el chófer de un autobús de Lurraldebus, encargado del transporte interurbano de viajeros, que viajaba solo. Los vehículos chocaron frontalmente cerca del acceso a la variante en sentido Arrasate alrededor de las 21.30 horas. Un monovolumen se vio implicado en el accidente pero su ocupante no resultó herido.

Tras la colisión el conductor de la motocicleta (J.C.P, un arrasatearra de 36años) quedó atrapado bajo el autobús y el conductor de éste en la cabina (J.M., de 44 años y residente en Eskoriatza), según informa el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco.

La Ertzaintza ha solicitado este viernes testigos del accidente. La policía vasca solicita que aquellos ciudadanos que "hayan sido testigos del accidente o puedan aportar algún detalle acerca del mismo", se pongan en contacto con la Sección de Atestados de la Unidad Territorial de Tráfico de Gipuzkoa en el teléfono 943 53 91 25.

Los bomberos y servicios de emegencia en el lugar del accidente. / Joxzebi Ramos

Nada más tener conocimiento del accidente varios recursos del Servicio de Emergencias se trasladaron al lugar, entre ellos una dotación de bomberos. Una vez personados los recursos sanitarios sólo pudieron confirmar el fallecimiento tanto del motorista como del conductor del autobús.

Mientras se rescataba a las víctimas y se retiraban los vehículos de la vía la calzada quedó cortada en ambos sentidos, lo que generó retenciones. Los cadáveres de las dos víctimas fueron trasladados al Servicio de Patología Forense de Donostia por orden judicial.

Por su parte la Ertzaintza abrió una investigación para determinar las causas y circunstancias que provocaron este trágico suceso.

Los últimos accidentes

El último accidente de tráfico grave en Gipuzkoa se produjo el pasado 30 de diciembre. Cuatro personas resultaron heridas al colisionar las dos motocicletas en las que circulaban al paso de la carretera N-634 por Orio.

Se da la circunstancia de que más de la mitad de las muertes por accidente de tráfico registradas el pasado año en Euskadi se produjeron en carreteras guipuzcoanas. Un dato que pone de manifiesto lo trágico que fue 2017 en este apartado en el territorio. Fueron 22 las personas que desde el pasado 1 de enero perdieron la vida en la red viaria guipuzcoana, seis más que en todo 2016 y una cifra que representa el 56% de las 39 que han fallecido por este motivo en Euskadi. En Álava las carreteras se cobraron la vida de 9 personas, y en Bikaia, de 8.

El accidente más grave de 2017, tanto en Gipuzkoa como en Euskadi, fue el registrado en marzo en el alto de Azkarate, en Azkoitia, donde una colisión múltiple en la que se vieron implicados un camión y cuatro automóviles se saldó con tres fallecidos y cinco personas heridas. Otros accidentes con más de un fallecido fueron los de la AP-8 a la altura de Usurbil en febrero, con dos víctimas mortales; y el más reciente de Behobia en noviembre, con dos jóvenes fallecidos. Se da la circunstancia de que un tercio de las vidas perdidas en las carreteras guipuzcoanas este año eran de extranjeros. Es el caso de los siniestros más graves ya referidos. En el de Azkoitia, dos de las tres víctimas eran ciudadanos rumanos; en el de Usurbil las víctimas fueron un joven de origen marroquí y una brasileña; y los fallecidos en Behobia eran dos jóvenes franceses.

Los trabajadores de PESA se movilizarán por el fallecimiento de su compañero

El comité de empresa de PESA ha convocado una concentración el próximo lunes en Arrasate en protesta por el fallecimiento de uno de los chóferes de esta compañía en el accidente que anoche costó la vida a este trabajador y al conductor de la motocicleta contra la que chocó.

El sindicato LAB se ha sumado, en un comunicado, a la movilización "ante el primer trabajador muerto en accidente laboral del año". LAB ha explicado que los accidentes de tráfico de transportistas en el transcurso de su jornada laboral no se consideran en las estadísticas oficiales como accidentes laborales, por lo que la investigación de los hechos corresponde a la Ertzaintza y no al Instituto Vasco de Salud y Seguridad Laboral Osalan. "En consecuencia, no se realiza el preinforme correspondiente a accidentes laborales y no se toman las medidas preventivas necesarias", ha denunciado.

Tras expresar sus condolencias y solidaridad con la familia del fallecido, esta central ha denunciado que las "condiciones laborales son también precarias en el transporte". "Los transportistas no tienen muchas veces una protección adecuada ante las enfermedades comunes y profesionales", ha añadido LAB, que ha lamentado que el de este jueves haya sido el primer accidente laboral de 2018.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos