El viaje con escalas de 'San Bartolo'

Cambio. El cuadro está en el espacio que antes ocupaba la imagen de San Bartolomé que se saca en la procesión del 24 de agosto. / AITOR
Cambio. El cuadro está en el espacio que antes ocupaba la imagen de San Bartolomé que se saca en la procesión del 24 de agosto. / AITOR

Estuvo expuesto durante años en el salón de plenos y hace una década se retiró al almacén del antiguo matadero. La parroquia guarda ahora un cuadro anónimo donado al Ayuntamiento en 1951

AITOR ZABALA ELGOIBAR.

Las paredes de la parroquia de San Bartolomé se han convertido en la última parada de un cuadro bien conocido por todos aquéllos que durante años tuvieron que acudir por una razón u otra al salón de plenos del Ayuntamiento de Elgoibar. Fueron muchas las sesiones plenarias y las reuniones de las comisiones municipales que se desarrollaron a la vera de un cuadro de aspecto tenebroso que recoge una imagen del martirio de San Bartolomé. Sin embargo, sus días de esplendor, ocupando un lugar principal en el Ayuntamiento de Elgoibar, llegaron a su fin cuando se acometió la reforma del salón de plenos hace más de una década. El nuevo estilo que se quería implantar casaba mal con las pesadas mesas y con las señoriales sillas que durante años sirvieron de acomodo a los concejales y alcaldes de la villa, lo que llevó a su retirada y su sustitución por otros elementos más modernos y ligeros. La imagen con la agonía del patrón de la localidad tampoco encajaba con este nuevo concepto, por lo que se optó por descolgarlo de la pared, embalarlo y trasladarlo junto a otros enseres al almacén municipal habilitado en el antiguo matadero situado junto al puente de Melitón.

Allí permaneció, relegado al olvido, hasta que hace algo más de tres años varias persona muy integradas en la vida de la parroquia de San Bartolomé tuvieron ocasión de verlo. «Pensamos que no era el lugar adecuado para el cuadro y planteamos la posibilidad de trasladarlo a la parroquia de San Bartolomé». Aquella idea se hizo realidad y el cuadro llegó a la parroquia, aunque siguió sin ver la luz pues, a falta de un lugar en el que colgarlo, se optó por mantenerlo dentro del embalaje que se había utilizado para su traslado.

Su situación cambió hace un año cuando se optó por buscar un nuevo emplazamiento para la imagen de San Bartolomé que se saca en procesión cada 24 de agosto. Esta operación no resultaba nada sencilla y ponía en serios aprietos a los responsables de llevarla a cabo, obligados a cuidar cada movimiento para evitar dañar la imagen, por lo que se optó por dejarla junto al altar mayor de manera permanente. Esta decisión dio lugar a que una de las paredes de la sacristía quedara libre y ahí fue cuando alguien pensó que ese emplazamiento podría ser ocupado perfectamente por el cuadro del martirio de San Bartolomé.

Sin autor conocido

El cuadro carece de autoría conocida a día de hoy. No se sabe quién lo pintó, pero sí como llegó a Elgoibar. Se trata de una donación realizada por el que fuera director comercial de Sigma, Jaime Colomer, al Ayuntamiento de la localidad el 2 de agosto de 1951, tal y como se puede leer en la placa insertada en el marco del cuadro.

El historiador elgoibartarra Peio Arrieta cree que la obra es fruto de un encargo y que no tiene una gran antigüedad. Se desconoce también si estamos ante una imagen original o se trata de un copia de un cuadro pintado con anterioridad. «Es difícil concretar algo sobre esta obra. Hemos tratado de identificar a su autor, pero no hemos encontrado ninguna firma ni nada que nos ayuda a determinar quién la pintó. Creo que se trata de una obra de encargo pintada siguiendo los modelos de pintura clásicos. Elucubrar sobre su antigüedad sin un estudio más detallado es arriesgado, pero calculo que podrá tener 90 años, como mucho», manifestó Arrieta

El cuadro donado por Jaime Colomer al Ayuntamiento de Elgoibar recoge una de las dos representaciones clásicas con las que se acostumbra a presentar la imagen de San Bartolomé. Una ellas lo muestra sujetando un cuchillo y dominando al diablo, tal y como sucede con la figura que protagoniza la procesión del día de San Bartolomé en Elgoibar. La segunda es más cruda, y se se centra en la escena de su martirio por despellejamiento, como se recoge en el retablo del altar mayor de la parroquia elgoibartarra y también en el cuadro que ahora cuelga en la sacristía.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos