«No hay que agarrarse al puesto como un pulpo; es el turno de los jóvenes»

Txomin Mujika, saludando al público desde el atril./AITOR
Txomin Mujika, saludando al público desde el atril. / AITOR
Txomin Mujika (Director de la Banda de Música de Elgoibar)

El Herriko Antzokia acoge mañana el concierto de despedida con el que pondrá el punto final a 47 años formando parte de esta agrupación

AITOR ZABALAELGOIBAR.

Txomin Mujika dirá adiós a la dirección de la Banda de Música de Elgoibar en el concierto que va a tener lugar en el Herriko Antzokia mañana, a las 12.30. Su despedida pone fin a una trayectoria de casi medio siglo en esta centenaria agrupación musical fundada en 1885 por Ildefonso Lizarriturri. Mujika debutó en la Banda de Música de Elgoibar en las fiestas de San Bartolomé de 1970, el mismo año en el que inició su andadura la txaranga Mauxitxa, grupo del que es uno de los fundadores. Desempeñó las labores de bombardino hasta que en 1984 pasó a compaginar la labor de músico con la de subdirector de la banda. En el concierto del día de Reyes de 2011 sustituyó a José Antonio Osoro, 'Katxo', en la dirección del grupo y seis años después ha decidido que ha llegado el momento de la retirada.

-Desde su debut en la banda en el año 1970 hasta su retirada este próximo domingo han pasado 47 años. ¿No ha tenido la tentación de seguir un poco más y celebrar los 50 años como miembro de la Banda de Música de Elgoibar?

-Hace dos años me jubilé de mi trabajo en la gerencia de Bilbao Musika. Este año he cumplido 65 años y he decidido dejarlo. Me siento muy bien pero después de 47 años existe un cierto cansancio. Además, soy de la opinión de que no merece la pena agarrarse al puesto como un pulpo. Es el momento de dar paso a los jóvenes.

«Gorka Mujika es un artista, y acerté cuando pensé en él para que ocupara mi lugar» «No me voy del todo. Seguiré presentando las piezas que se tocan en los conciertos»

- Supongo que ahora nos tendremos que acostumbrar a ver a Txomin Mujika entre el público en los conciertos que la Banda de Música de Elgoibar ofrecerá en el Herriko Antzokia

-Mi idea, en un principio, era desconectar completamente de la banda y pasar a ser un simple espectador pero, al final, no va a ser así. Cuando les anuncié mi marcha, me pidieron que, por lo menos, siguiera presentando las piezas que se interpretan en cada concierto. Rechacé la idea e intenté encontrar algún sustituto que hiciera el papel que vengo desempeñando desde hace muchos años, pero no ha habido manera. Así que seguiré subiendo al escenario para presentar las piezas de los conciertos.

-'Pantxika', 'Beti Elgoibar!' y la Marcha del Centenario del CD Elgoibar son algunas de las obras que ha compuesto estos últimos años. ¿Debemos esperar nuevas composiciones en el futuro?

-Es una faceta en la que voy a seguir trabajando. Me gusta y, por lo menos en teoría, a partir de ahora tendré más tiempo para seguir enredando y componiendo cosas después de haber dejado a un lado las responsabilidades de la banda

-¿Esta renuncia supone también su jubilación como dulzainero?

-¡Ni pensar! ¡La duda ofende! Disfruto mucho tocando con mis amigos del grupo de dulzaineros de Elgoibar. Es una actividad que no tiene tanta exigencia como la banda y mi idea es seguir saliendo con los dulzaineros a recorrer las calles cuando toque hacerlo.

-Sus compañeros de la banda ya le sorprendieron el año pasado cuando presentaron en público 'Un domingo de mayo', pieza compuesta por Eduardo Moreno en su honor que el propio compositor de Laguardia se encargo de dirigir sin que supiera nada ¿Teme una encerrona similar el domingo?

-Conociendo cómo es la gente de la banda, supongo que algo habrán preparado, pero no tengo ni idea de qué puede ser. El repertorio incluye únicamente tres piezas, algo que no es normal en absoluto. Yo les he comentado a los músicos que habría que preparar alguna pieza más, pero se ríen y me dicen que me olvide, que lo deje todo en sus manos. ¿Habrá sorpresas? No lo sé, no tengo ni idea.

-De Mujika a a Mujika. Txomin Mujika va a dar al testigo a Gorka Mujika en la dirección de la Banda de Música de Elgoibar. ¿Cómo ve el porvenir de la banda?

-Le auguro un gran futuro. La Banda de Música de Elgoibar queda en muy buenas manos. Gorka Mujika es un artista y creo que elegirle como subdirector para que ocupara mi lugar en la dirección de la banda cuando llegara el momento de mi marcha fue un acierto total. Es percusionista profesional y toca en la Banda de Música de Bilbao. Sabe mucho de música y cuenta con experiencia en la dirección. Además, va a estar apoyado por Juan Manuel Sáez, otro componente de la banda con una gran preparación, al que Gorka Mujika ha elegido para que le acompañe como subdirector. El futuro está garantizado.

-Cerca de medio siglo en la Banda de Música de Elgoibar le contemplan, tiempo suficiente para haber vivido todo tipo de acontecimientos, desde momentos felices a otros más amargos. ¿Cuáles son los primeros recuerdos que le vienen a la memoria?

-Ha habido momentos muy bonitos, muchos, pero recuerdo especialmente un concierto de 1996. Yo tocaba el bombardino y desempeñaba las funciones de subdirector pero, ese día, 'Katxo' me cedió la batuta para que dirigiera yo. Fue muy especial, ya que mi hijo mayor, Andoni, que tenía 15 años, iba a interpretar como solista el 'Concierto para trompa' de Mozart. Guardo un recuerdo muy bonito de ese concierto. Pero también me ha tocado vivir momentos muy duros, y algunos de ellos en el periodo en el que he sido el máximo responsable de la banda. En mis años de director de la Banda de Música de Elgoibar he tenido que ver como tres de sus miembros, Víctor Zubiaurre, Andrés Granados y Bittor Alberdi, 'Patxillo', nos dejaban para siempre. Sus fallecimientos han sido muy duros para la banda.

-El domingo le va a tocar dirigir al público del Herriko Antzokia las que, serán sus últimas palabras como director. ¿Qué tiene que decirles a esos fieles seguidores que acuden a todos y cada uno de los conciertos que ofrecen?

-La Banda de Música de Elgoibar y el público que acude a los conciertos forman un círculo virtuoso. Los seguidores de la banda disfrutan con nosotros, y ese apoyo nos motiva a seguir, a dar lo mejor de nosotros mismos. Tenemos un público excepcional. Les pediría que siguieran muchos años apoyando a la banda. Igual que los peces necesitan el agua para vivir, nosotros necesitamos de nuestro público para seguir adelante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos