La robótica más divertida, en Maala

Interés. No faltaron los talleres de programación y vídeo-juegos./
Interés. No faltaron los talleres de programación y vídeo-juegos.

Niños de siete a 13 años tuvieron la ocasión de fabricar sus propios robots la mañana del domingo

AITOR ZABALA ELGOIBAR.

Los robots tomaron el parque de Maala la mañana del domingo en la II Feria Robótica Divertida. Niñas y niños de siete a 13 años tuvieron ocasión no sólo de fabricar sus propios robots, sino también de iniciarse en el mundo de la programación y de los vídeojuegos. La convocatoria tuvo una gran acogida y prueba de ello es que se cubrieron todas las plazas disponibles.

La feria contaba con distintos espacios atendiendo a la edad de los niños inscritos. Los más pequeños disfrutaron de un taller centrado en la herramienta Kodu Game Lab, que les permitía diseñar y dar forma a distintos personajes y dotarles de movimiento. A su lado había otro taller que les dio la oportunidad de monta y programar su primer robot con Legowedo 2.0. Por su parte, los niños de 10 a 13 años, programaron dispositivos eléctricos a través de Scratch, y aprendieron a modificar y programar un robot con Lego Mindstorms EV3.

Los niños que se sumaron a este encuentro organizado por el Ayuntamiento de Elgoibar contaron en todo momento con el asesoramiento de los monitores de Do Play!. Alberto era uno de ellos y fue quien remarcó que este tipo de encuentros van más allá de la iniciación en el montaje y la programación de robótica o el diseño de vídeo-juegos. «El conocimiento de la tecnología es uno de los pilares de estos encuentros, pero también fomentamos el trabajo en equipo, un campo en el que todavía hay mucha labor por realizar y, cómo no, la creatividad, poniendo a los niños ante problemas a los que deben dar respuesta. El hecho de trabajar con herramientas de montaje como las del Lego, que ya conocen, facilita este acercamiento. Luego entran en contacto con otros elementos como motores, engranajes o sensores que les resultan más desconocidos, pero, poco a poco, se van habituando a ellos con absoluta naturalidad»

Ver a chavales de tan corta edad fabricando sus propios robots sorprende a aquellos que son testigos de un encuentro de este tipo por primera vez. A priori, esta apuesta por la robótica a edades tan tempranas parece responder a las necesidades de una sociedad en la que la demanda de profesionales cualificados en este campo cada vez es mayor. Por desgracia, este precoz inicio en el mundo de la robótica se ve frenado en muchos casos cuando las actividades escolares y las extraescolares se cruzan en el camino de los curso que imparte Do Play! .«La experiencia nos dice que el verdadero reto para la continuidad de los niños en estos cursos llega a partir del tercer año. La falta de tiempo derivada del hecho de que las exigencias en los estudios son cada vez mayores, y de que deben sacar horas del día para actividades extraescolares como idiomas, música y deporte a nivel de clubes, hace que renuncien a seguir con su formación en robótica».

Pese a todo, es evidente que el futuro está marcado por la tecnología de los robots, y desde Do Play! no se descarta que su incorporación generalizada a los planes de estudio se haga efectiva a edades cada vez más tempranas en los próximo años. En ese futuro, la mujer jugará un papel fundamental, y, a tenor de lo visto en Maala, parecen dispuestas a afrontar ese reto. «Normalmente, el porcentaje de niñas que participa en estos cursos suele situarse en torno al 25%. En Elgoibar esa cifra ha sido mayor, y se puede decir que el número de niñas y niños inscritos se ha repartido a partes iguales», manifestó el responsable de la II Feria Robótica Divertida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos