El robot de Pinparblue, entre los mejores en el WRO de Murcia

Nivel. Claudia, Jone y Nora, celebrando el éxito de una de las rondas.

La olimpiada de robots contó con la participación de equipos procedentes de toda España

AITOR ZABALAELGOIBAR.

El robot del equipo Pinparblue, compuesto por Naroa Rodríguez, Jone Navarro y Claudia Arrillaga, se hizo con la séptima posición en la final del WRO Spain (World Robot Olimpiad) disputada el pasado fin de semana en Murcia.

Las jóvenes elgoibartarras, que compitieron en la categoría Regular-Elementary, reservada a competidores de 7 a 12 años, lograron el billete para la final tras imponerse en la prueba clasificatoria del WRO Donosti organizado por DoPlay!, revalidando, de este modo, la clasificación que lograron el año pasado. Una vez en Murcia, sabían que no lo iban a tener fácil, pues enfrente iban a estar los mejores equipos de España. Pese a todo afrontaron con ilusión el desafío, una prueba en la que el robot diseñado y construido por ellas debía completar una serie de ejercicios sobre un tablero que representaba un entorno natural ocupado por figuras simbolizando a personas y a animales en peligro de extinción.

El ejercicio había sido propuesto por Costa Rica, país que este año va a organizar la final mundial de la WRO, y tenía como objetivo vincular el concurso al respeto de la biodiversidad y al cuidado de los ecosistemas. A partir de esta premisa, el robot del equipo de Pinparblue, al igual que el del resto de los competidores, debía ser capaz de discernir entre personas y animales, recogerlos, trasladarlos y depositarlos en las zonas determinadas para cada una de las figuras durante un recorrido para el que contaban con un plazo máximo dos minutos.

La competición de Murcia se inició la jornada del sábado para el equipo Pinparblue, con la calibración de los sensores del robot en el que Claudia, Jone y Naroa habían estado trabajando durante los meses de julio y agosto, y su adecuación a la iluminación del escenario en el que se iba a disputar la final estatal. El domingo, a primera horas de la mañana, llegó el momento decisivo. Los equipos en liza se presentaron en el escenario de la final con sus robots totalmente desmontados. Durante dos horas y media, procedieron a reconstruirlos con la única ayuda de la práctica adquirida en las semanas previas a la competición. Una vez con todo a punto, tocaba esperar a ver cómo rendía el robot sobre el tablero y lo cierto es que cumplió a la perfección con el reto propuesto.

Buen rendimiento

Cada equipo tenía cinco rondas de dos minutos para completar el ejercicio, y el robot de Jone, Naroa y Claudia realizó el reto a la perfección en cuatro ocasiones. Por un momento, las elgoibartarras llegaron a pensar que el título podía estar en sus manos, pero con lo que no contaban es con el gran nivel que ha tenido el concurso de este año. Seis equipos más consiguieron finalizar el reto dentro del tiempo establecido, lo que dejaba el desenlace del campeonato en manos del cronómetro. La victoria iba a ser para aquel que hubiera completado la ronda más rápida, y ésta fue para la protagonizada por el robot presentado por el equipo de Madrid, que presentó como mejor marca un recorrido de algo más de 40 segundos.

El alto nivel de los concursantes en liza (es la primera vez en la que más de un equipo completa el reto en el tiempo exigido) ha sorprendido incluso a los propios organizadores. De hecho, ya barajan modificar la mecánica del concurso y el próximo año tienen previsto incluir una prueba sorpresa para poner en dificultades a los participantes.

Fotos

Vídeos