Marca brutal de Murua bajo la niebla

Bonito duelo. Lendinez superó al final a Garzia.
/
Bonito duelo. Lendinez superó al final a Garzia.

Su crono de 26:17 mejora en 35 segundos el récord que él mismo estableció el año pasado en Karakate

AITOR ZABALA ELGOIBAR.

Iban Murua y Ainhoa Lendinez volvieron inscribir su nombre en el palmarés de ganadores de la Subida a Karakate. Murua lo hizo, además, pulverizando el récord de la prueba que él mismo ostentaba desde el año pasado. El corredor elgoibartarra se impuso en 2016 con un crono de 26:52, y este año ha parado el reloj en 26:17, tiempo que supone una impresionante mejora de 35 segundos en relación con su mejor registro anterior. La segunda plaza fue para Markel Urigotia, de Otxandiano, con un tiempo de 29:56, y la tercera para Josu Uriarte, de Markina, con un crono de 30:01.

Ainhoa Lendinez, por su parte, protagonizó una bonita pelea con la gasteiztarra Andrea Garzia a lo largo de toda la subida pero, al final, fue la elgoibartarra la que hizo valer su fortaleza y su conocimiento de la subida alzándose con la victoria con un crono de 34:21. Andrea Garzia llegó a continuación, con un tiempo de 34:26, siendo la tercera plaza en la categoría femenina para Mayi Mujika, con un crono de 36:15.

70 corredores tomaron la salida en la plaza Kalegoen para afrontar la dura subida hasta Karakate. Pronto se vio que nadie iba a poder frenar a Murua. El corredor elgoibartarra estrenó su palmarés de victorias en Karakate el año pasado, tras una temporada salpicada de triunfos por todo el País Vasco que le llevó a alzarse con la Copa Euskal Herria de Kilómetros Verticales.

Avalado por esos resultados, se presentó en la salida de la plaza Kalegoen con un cartel de favorito que luego se encargó de confirmar con la victoria y con el récord. Este año su temporada ha sido más tranquila a nivel competitivo, pero ayer demostró que había llegado a la cita de Karakate con una forma espectacular. «La montaña me encanta y he seguido entrenado sin parar. Entreno todo el año. Sabía que estaba bien. Hice una prueba y vi que el récord estaba a mi alcance. Al final ha salido bien», manifestó al final de la prueba, mientras sujetaba en sus manos la segunda txapela que suma en Karakate.

Murua reconoció que tanto en la victoria y, en especial, en el récord, ha jugado su papel un pequeño sendero que se ha localizado en la ruta conocida como Egurraren Bidea, por unos y Soken Bidea, por otros, y que acorta en parte el recorrido. «Me lo comentaron el lunes. Lo hemos probado y puede hacerte mejorar el tiempo en unos 15 segundos. Eso sí», manifestó entre risas Iban Murua, «el resto de la mejora ha sido gracias a mi esfuerzo».

La cita de este año ha contado con ausencias notables, como la de Iñigo Lariz, cinco veces ganador de la prueba, que se encuentra en pleno viaje de bodas, y la de José María Fernández Suso, ganador de la prueba en siete ocasiones y presencia constante en la carrera desde que se celebró por primera vez en 1994, con victoria del propio Suso, curiosamente. Un problema en el menisco le privó de sumar su vigesimocuarta participación en la subida, pero no por ello dejó de acudir ayer a Karakate.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos