Bautista: «Japón me fascina, pero recorrerlo en moto se hace muy pesado»

Bellos paisajes. El motorista elgoibartarra a los pies del emblemático volcán Fujiyama. / F.B.
Bellos paisajes. El motorista elgoibartarra a los pies del emblemático volcán Fujiyama. / F.B.
Fernando Bautista, 'Mc Bauman'. Motorista y viajero impenitente

Ha recorrido 5.000 kilómetros por las carreteras del país nipón a lo largo de un viaje de tres semanas

AITOR ZABALA ELGOIBAR.

Fernando Bautista, más conocido como 'Mc Bauman' en el mundo de las motos, es un viajero impenitente. Montado siempre sobre las ruedas de una moto, ha recorrido miles de kilómetros por Europa, Asia y África, y lo ha contado a través de su blog 'El escondite de los viajes' y en distintas plataformas de Internet (Vimeo, Facebook...). Su última aventura le ha llevado a Japón, donde ha conocido una cultura que le ha cautivado. No contento con ello, a su vuelta del país nipón ha tenido tiempo de alzarse con la victoria en un desafío de BMW en el que el objetivo era recorrer el mayor número de kilómetros en moto en el espacio de un mes.

-¿De dónde le viene esta afición por las motos?

-Las motos me han gustado desde que era un chaval. En casa me tocó pelear por la Mobylette cuando tenía 14 años, pero mis padres no dieron su brazo a torcer. En 2003 fui a vivir a Ibiza y vi que la mejor manera de desplazarse por la isla era en moto. Me apunté a una autoescuela y dos semanas después ya estaba estrenando moto.

-Han transcurrido 14 años desde que adquirió su primera moto y tengo la impresión de que ha pasado muchas horas montado sobre dos ruedas en ese tiempo.

-Este año he superado la barrera de los 500.000 kilómetros. Los últimos años he hecho una media de 50.000 kilómetros anuales. He recorrido todos los países de Europa, sin dejarme ni uno, desde los más pequeños a los más grandes, pasando por territorios que geográficamente están en Asia como Azerbayan, Turquía, Armenia y Georgia. También he estado en Marruecos, Mauritania, Senegal y Kenia. Y hace unas semanas que he regresado de Japón.

-¿Qué le llevó a desplazarse a un rincón tan distante del globo?

-Hacía tiempo que quería recorrer Japón en moto. Me echaba atrás su lejanía y la idea de que es un país muy caro, pero indagué y vi que era factible. Conseguí un vuelo de ida y vuelta desde Bilbao por 400 euros, gracias a la ayuda de un español que vive en Japón y trabaja en una empresa de alquiler de motos, y comprobé que la oferta de alojamiento es muy amplia. Hay habitaciones compartidas desde 14 euros, y puedes encontrar habitaciones para ti solo por 24 ó 30 euros, con la particularidad de que todas están muy, muy, limpias.

-¿Cuál fue su plan de viaje?

-Tenía varios puntos marcados por los que quería pasar, pero lo cierto es que cuanto más improvisado sea el viaje mejor. El mismo día o, como mucho, la noche anterior, decidía hacia donde ir. En total han sido tres semanas de viaje en las que he recorrido unos 5.000 kilómetros.

-¿Con qué se queda de su viaje a Japón?

-Es un país impresionante, con lugares de enorme belleza, pero lo que más me ha impresionado es la cultura japonesa y, en especial, el respeto que tienen hacia los demás. El riesgo de que te roben es mínimo. En el circuito de Motegi, por ejemplo, vi que la gente dejaba el casco y la chaqueta en la moto y se iba a dar una vuelta convencida de que nadie se los iba a robar. Aquí, si te descuidas, te desaparece hasta la moto.

Límite, 50 km/hora

-¿Cómo ha sido la experiencia por las carreteras japonesas?

-Soy usuario de BMW, pero en Japón alquilé una Honda África Twin. No pude disfrutar de ella como me hubiera gustado. La velocidad está muy limitada; no puedes circular a más de 50 km/hora en ninguna carretera. En las autopistas el límite es de 70 km/hora, con algunos tramos en los que puedes ir a 90. A eso hay que sumarle que no hay ninguna rotonda en el país y que todos los cruces están regulados por semáforos. En ese sentido, la conducción en Japón se ha terminado haciendo pesada

-¿Cómo se lo toman los conductores japoneses una limitación tan estricta?

-No hay radares y apenas se veía a la policía, pero todos, coches y motos, respetaban los límites de velocidad y las normas de conducción. Afrontan la conducción con un criterio muy distinto al que vemos en nuestras carreteras, donde nos pegamos por ganar un puesto en el embotellamiento, por adelantar lo antes posible al vehículo que nos precede, o por salir lo más rápido que podemos de un semáforo para ganar unos metros. En Japón han dejado en un segundo plano el placer de conducir en beneficio de la seguridad. Todo ello se traduce en que conducir en una gran urbe como Tokio, con millones de vehículos, resulta mucho más fácil y relajado de lo esperado por ese respeto de los conductores japoneses a las normas de tráfico.

-Una vez en casa no ha parado. De hecho, acaba de ganar un reto organizado por BMW en el que se premia al motorista que más kilómetros recorre en un mes.

-El concurso organizado por BMW tiene como referencia una aplicación telefónica que se llama Rever y que permite grabar rutas y compartirlas con otros motoristas. El concurso empezó el 22 de junio y finalizó el 22 de julio y, en ese mes, sumé 11.600 kilómetros por distintas rutas. Pudieron haber sido más, pues me apunté el concurso cuatro días después de su inicio, pero fueron suficientes para ganar. Además, aproveché que estaba enfrascado en esa aventura para completar otros dos desafíos, como eran los de recorrer 1.000 millas (1.609 kilómetros) en 24 horas y 1.500 millas (2.413 kilómetros) en 36 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos