El Festival de Folklore recordará la figura de José Inazio Sarasua

Año 2011. Jose Inazio Sarasua, en el homenaje que recibió en la 25ª edición del festival.
Año 2011. Jose Inazio Sarasua, en el homenaje que recibió en la 25ª edición del festival. / AITOR

La cita del 21 de este mes cambia de escenario y tendrá lugar en el parque de Maala

AITOR ZABALA ELGOIBAR.

El Festival Internacional de Folklore cumple 30 años. Desde su puesta en marcha en 1987, cientos de bailarines de todos los rincones del globo han hecho gala de su cultura y de sus tradiciones frente a los miles de espectadores que han pasado por el festival a lo largo de estas tres décadas. Esta edición va a contar con un nombre propio, el de Jose Inazio Sarasua, y con una novedad vinculada al cambio de escenario, ya que el festival tendrá lugar en el parque de Maala después de 29 ediciones de manera continuada en el polideportivo Olaizaga (la primera edición se celebró en el frontón de la Ikastola Elgoibar).

El XXXI Festival Internacional de Folklore tendrá lugar el próximo 21 de este mes a partir de las 22.30. La cita contará con la participación de la compañía de danzas Rangsagar, procedente de la India, la Agrupación de Coros y Danzas de Chuvaquia, un Estado encuadrado en la federación rusa, y Haritz Euskal Dantzari Taldea. El escenario elegido para esta representación será el parque de Maala, un cambio que pone fin, de momento, a la estrecha relación que el Festival Internacional de Folklore de Elgoibar y el polideportivo Olaizaga han mantenido desde sus inicios. La primera edición tuvo al frontón de la Ikastola de Elgoibar como marco pero un año después, en concreto en 1988, cambió de escenario y se celebró en el polideportivo Olaizaga, adelantándose incluso a la inauguración de estas instalaciones deportivas. Ahora, el festival toma un nuevo rumbo y abandona la que ha sido su casa durante casi tres décadas para probar fortuna en el parque de Maala.

La cita de este año servirá también para recordar la figura de José Inazio Sarasua. Su fallecimiento el pasado mes de abril supuso la pérdida de una figura destacada en la música y la cultura local. Su nombre está indisolublemente unido tanto al nacimiento como al posterior desarrollo del Festival Internacional de Folklore de Elgoibar. Ayudado por los estrechos lazos que mantenía con el grupo Elai-Alai, de Portugalete, Sarasua planteó en 1986 al departamento de Cultura del Ayuntamiento en Elgoibar que entonces encabezaba Manolo Rementería la posibilidad de traer a Elgoibar a algunos de los grupos que participaban en el festival que la compañía portugaluja venía organizando en localidad vizcaína. Aquella propuesta incluía también a Haritz Euskal Dantzari Taldea, que aprovecharía el festival para interpretar ante sus vecinos algunas de las piezas había ido preparando a lo largo del año.

La propuesta tuvo una buena acogida y, en julio de 1987, el frontón de la Ikastola pasó a convertirse el marco del I Festival Internacional de Folklore de Elgoibar. El público abarrotó las gradas para asistir a un espectáculo en el que participaron la compañía Gíbaro, de Puerto Rico, y la compañía Karla Rojic, procedente de Banja Luka, localidad encuadrada en aquel tiempo en la antigua Yugoslavia y que hoy forma parte de Bosnia Herzegovina, , además de los músicos y dantzaris de Haritz Euskal Dantzari Taldea,.

Aquel primer contacto con el festival tuvo continuidad en el tiempo, tanto en su faceta de director de Haritz Euskal Dantzari Taldea, cargo que desempeñó hasta el año 2000, como en su condición de director y miembro de la Banda Municipal de Txistularis, con la que acompañó a la agrupación de danzas de Elgoibar en todas sus actuaciones en el festival mientras la salud se lo permitió.

Fotos

Vídeos