Felipe Calleja: «He visto transportar hasta un pequeño borrico en estas bicicletas»

Calleja trabaja sobre el manillar, en el que destacan el escudo de BH y los frenos de varilla./AITOR
Calleja trabaja sobre el manillar, en el que destacan el escudo de BH y los frenos de varilla. / AITOR

Palentino y afincado en Elgoibar, Calleja, alma máter del ciclismo local, ha restaurado una vieja bicicleta BH fabricada hace cerca de un siglo

AITOR ZABALAELGOIBAR.

El almacén de los locales que Elgoibar Lagun Taldea acaba de inaugurar en la zona deportiva de Mintxeta guarda el equipo con el que compiten los jóvenes ciclistas del club. De sus paredes cuelgan bicicletas que se caracterizan por su prestaciones, tanto por el material con el que han sido construidas como por la tecnología que incorporan.

Pero, últimamente, junto a ellas convive otra que nos hace viajar en el tiempo y nos traslada a comienzos del siglo pasado. Felipe Calleja se topó con ella en tierras palentinas y se la trajo a Elgoibar para restaurarla, ya que su estado de conservación era lamentable. Tras varias semanas de trabajo, la bicicleta ha recuperado su pasado esplendor, por lo menos en ljo que se refiere a su aspecto estético.

-¿Dónde se encontró con esta bicicleta?

-Un amigo de Villarramiel, que se llama Felipe igual que yo, la tenía guardada en un trastero. Había pertenecido a su abuelo y estaba totalmente roñada y cubierta de polvo; su estado era lamentable.

-¿Cuáles son sus principales características?

-Es una bicicleta BH, fabricada en Eibar, a comienzos del siglo pasado. Calculo que puede tener cerca de 100 años. Tiene frenos de varilla, está construida en hierro y, como cabe suponer, su peso tiene poco que ver con las bicicletas actuales.

-¿Podríamos definirla como una bicicleta de paseo?

-En aquel tiempo era una herramienta de trabajo más. A falta de otros medios de locomoción, se utilizaba en los desplazamientos del día a día. Se utilizaba también para llevar todo tipo de cosas en ella, aprovechando que tenían parrilla. Esta en concreto, tiene una reforzada, para llevar productos de cierto peso. Yo he visto transportar todo tipo de cosas sobre ellas, desde sacos con patatas hasta, en una ocasión, un pequeño borrico.

-¿Ha costado mucho conseguir que tenga una aspecto presentable?

-Estaba muy roñada, pero conservaba casi todos sus elementos originales, desde los frenos de varilla hasta el escudo de la fábrica de bicicletas eibartarra. Le faltaban el cubrecadena y uno de los pedales. Le he tenido que retirar la roña y la he pintado de negro, ya que ese era el color de la mayoría de este tipo de bicicletas.

-¿Se animaría a dar una vuelta montado sobre ella?

-No lo recomiendo. Los frenos no dan ninguna garantía. De hecho, mi amigo no la quiere para andar en ella, sino como un recuerdo de su abuelo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos