El CD Debabarrena pone fin a 28 años de fútbol sala en Elgoibar

Punto final. El Concepto Egile ya no volverá a jugar en la cancha del polideportivo IMH.
Punto final. El Concepto Egile ya no volverá a jugar en la cancha del polideportivo IMH. / AITOR

Los distintos equipos de este club, fundado en 1989 por una cuadrilla de San Pedro, no estarán presentes en la campaña 2017-2018

AITOR ZABALA ELGOIBAR.

El 27 de septiembre de 1989 vio la luz de manera oficial el San Pedro Fútbol Sala, un equipo formado por un grupo de amigos del barrio que da nombre al club que está en el origen del CD Debabarrena. 28 años después, el CD Debabarrena echa la persiana. El club que durante años ha sido uno de los referentes del fútbol sala guipuzcoano y vasco abandona la competición.

El entusiasmo de aquella cuadrilla de amigos de San Pedro, centrada en la participación en torneos de fútbol-sala de aficionados en distintas localidades de Gipuzkoa y Bizkaia, dio paso a la constitución de un primer equipo federado. Aquel impulso inicial sirvió de plataforma a la constitución de un club centrado en la promoción del fútbol sala que le llevó a ir subiendo de categorías hasta alcanzar su cénit en la campaña 2012-2013, con el ascenso a Segunda División. Por desgracia, todo el trabajo desarrollado por jugadores, técnicos y directivos poco pudo hacer ante las exigencias económicas necesarias para poder competir en la categoría de plata del fútbol estatal y al Concepto Egile, nombre con el que el equipo competía en aquella época, no le quedó otro remedio que renunciar y seguir jugando en Segunda División B, categoría en la que se ha mantenido su primer equipo hasta esta campaña, la del adiós del club.

Política de subvenciones

Hablar del CD Debabarrena es hablar de José Ramón Iriarte, su sempiterno presidente. El nombre de Iriarte aparece en el acta de constitución del San Pedro Fútbol Sala en 1989, y sigue presente ahora, en el momento en el que se certifica la defunción del club. La desaparición del CD Debabarrena, como no podía ser de otra manera, ha sido un auténtico mazazo para él, pero, después de valorar distintas opciones no le ha quedado otro remedio que reconocer que la disolución del club no tenía marcha atrás. «Somos un deporte minoritario que ha tenido dificultades para asentarse a nivel social y atraer a los aficionados, pero pese a todo hemos estado ahí durante 28 años. Ver cómo desaparece el club es muy triste. El club de fútbol sala es como un hijo para mí. Le he dedicado infinidad de horas y me ha costado dinero, pero hemos llegado a un punto que no merece la pena seguir», manifestó Iriarte.

Los problemas con la política de subvenciones a los equipos guipuzcoano de la Segunda División B por parte de Kirolgi han sido la puntilla que ha acabado con el club, como el mismo Iriarte reconoce. La decisión de dejar fuera de esas ayudas al Concepto Egile no ha hecho otra cosa sino agudizar la delicada situación que atravesaba el club. El CD Debabarrena acudió al Ararteko para interponer una denuncia contra Kirolgi, pero sea cual sea la sentencia, esta llegará tarde para el club.

Fotos

Vídeos