La cima de Moru ve la luz

Atalaya. La tala permite disfrutar de unas privilegiadas vistas sobre el valle del río Deba. / AITOR
Atalaya. La tala permite disfrutar de unas privilegiadas vistas sobre el valle del río Deba. / AITOR

El plan de recuperación del paisaje contempla la tala de los pinares de su cumbre. El proyecto se vincula a una iniciativa para poner en valor el poblado de la Edad de Hierro localizado en la zona

AITOR ZABALA ELGOIBAR.

El plan para la recuperación del paisaje y la puesta en valor del yacimiento arqueológico del monte Moru sigue avanzando. Los primeros trabajos de tala realizados hasta la fecha tendrán continuidad próximamente con una segunda fase en la que se cortarán y se retirarán los pinos que restan en su cumbre así como en las laderas anexas. Según han manifestado desde el Ayuntamiento de Elgoibar «se trata de una actuación imprescindible para obtener una visión más completa tanto del yacimiento de la Edad de Hierro localizado en esa zona como de su entorno. De hecho» -añadieron desde el consistorio elgoibartarra- «esta labor permitirá acceder al enclave que atesora un mayor valor arqueológico pues en él se ubica el poblado de la Edad de Hierro, lo que obligará a extremar las precauciones para evitar daños a los restos allí existentes».

Una vez despejadas la cumbre y la zona que la rodea, llegará el momento de la arqueología, con la realización de nuevas excavaciones con el objeto de recabar información y tener una visión más clara de lo que fue este asentamiento hace 2.500 años. Con ese fin, el Ayuntamiento de Elgoibar ha presentado el proyecto de excavación del terreno de Moru al programa de campos de trabajo Auzolandegiak 2018, que como cada año pone en marcha el Gobierno Vasco. La aprobación del plan posibilitará que jóvenes de diferentes puntos de la geografía estatal, con edades comprendidas entre los 18 y los 26 años, puedan llevar a cabo prospecciones arqueológicas en Moru bajo el asesoramiento y la supervisión de arqueólogos profesionales. El objetivo no será otro que delimitar el espacio que ocupaba el recinto defensivo de la Edad del Hierro de Moru, así como el trazado de la trinchera que cruza esta cima de norte a sur.

Esta actuación ayudará a convertir al monte Moru en un enclave de interés cultural y paisajístico, abierto a ser visitado tanto por los aficionados a la Historia como por los amantes de la Naturaleza y la montaña. De hecho, el Ayuntamiento encuadra esta actuación en un proyecto más amplio encaminado a impulsar y a divulgar el patrimonio histórico y arqueológico de los paisajes de Elgoibar. En el caso de Moru, el consistorio prevé instalar un panel informativo en el que explicará cómo era la vida en Moru hace 2.500 años, una animación en 3D que representará el yacimiento, y tres piezas audiovisuales que mostrarán los métodos y técnicas de trabajo, los materiales arqueológicos recuperados, el frente del lugar y la propia trinchera a través de códigos QR.

Las primeras intervenciones arqueológicas en Moru datan de 1995. Estas actuaciones tuvieron su continuidad en 2000 y 2003, lo que permitió rescatar abundantes fragmentos cerámicos de dos períodos diferentes de la Edad de Hierro. El año pasado se volvió a estudiar la zona, con tres sondeos encaminados a delimitar el área de la investigación que ratificaron las hipótesis previas sobre este asentamiento. El material recuperado encajaba perfectamente con un periodo protohistórico coincidente en los yacimientos amurallados del entorno y, además, los restos estructurales aportaron luz sobre la morfología del yacimiento y, más en concreto, sobre la estructura de los muros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos