El cañón de 'Galbuso' abre fuego

Trabajo artesanal. Santi Arriola, junto al cañón que ha estado construyendo en su caserío durante estos últimos tres meses. /  AITOR
Trabajo artesanal. Santi Arriola, junto al cañón que ha estado construyendo en su caserío durante estos últimos tres meses. / AITOR

Atabal estrenará la pieza fabricada por Santi Arriola en la tamborrada del día 26 | Su ejecución le ha llevado tres meses y ha sido realizado con los materiales con los que contaba en su caserío

AITOR ZABALA ELGOIBAR.

La tamborrada organizada por Atabal contará con su propio cañón en la marcha que protagonizará por las calles de Elgoibar la noche del 26 de mayo, víspera del día de Trinidad. El caserío Galburusoro o 'Galbuso', como prefieren llamarlo los que residen en él, ha sido el lugar en el que durante estos últimos meses ha ido tomando forma la espectacular pieza de artillería, que llega para sustituir a los cañones que se han venido alquilando en años anteriores.

Santi Arriola está detrás de la fabricación del cañón. Él ha sido el que ha dedicado horas y horas de su tiempo para crear de la nada un cañón que sorprende por su realismo. Esta sorpresa aumenta al saber que todos los elementos que lo componen, desde el tubo del cañón al armón o carruaje que lo soporta, pasando por los detalles que lo adornan (herrajes, cadenas, ruedas,...) han sido realizados con materiales que se encontraban en el propio caserío. «Ha sido todo un proceso de reciclaje. El cañón es una chapa de metal a la que le he dado forma cónica propia de las armas de este tipo. Las ruedas del carruaje son de un viejo carro de bueyes que teníamos retirado en el caserío, y los elementos de madera son de vigas que se utilizaron en el tejado. Luego tenemos dos aldabas que he recuperado como adornos en forma de velas. Todo ha salido de Galbuso», manifestó Santi Arriola, durante al presentación de la pieza.

En los tres meses que le ha llevado materializar este proyecto, ha acumulado infinidad de horas de trabajo, con sesiones que le han llevado a trabajar tanto por la noche como durante los fines de semana para llegar a tiempo a la cita del próximo 26 de mayo. Arriola ha tenido que poner a prueba toda su experiencia como operario de mantenimiento en la empresa de calderería en la que trabaja para afrontar un proceso desconocido hasta entonces para él, como es el de la fabricación de cañones. «No tenía planos ni medidas concretas. Mi única referencia eran las fotografías de cañones que pude encontrar. Así, tomando cosas de unos y cosas de otros, le he ido dando forma a base de hacer distintas pruebas».

Ahorro y trámites legales

A diferencia de los cañones que se han venido utilizando en anteriores ediciones de la tamborrada de la víspera de Trinidad, el cañón de 'Galbuso' no está diseñado para disparar proyectiles. El ánima del cañón se reduce a un espacio de unos pocos centímetros desde la boca hacia el interior, lo que imposibilita que pueda ser utilizado como arma. Este hecho permite a los organizadores soslayar la obligación de solicitar los pertinentes permisos para poder contar con este tipo de piezas de artillería durante la marcha. Sin embargo, no significa que el sonido del cañón se vaya a dejar de oír durante la tamborrada de Atabal. De hecho, no van a faltar los cañonazos. El nuevo cañón utiliza como munición sonora unos potentes petardos que se harán estallar en el espacio habilitado en su boca y, tal y como hubo ocasión de comprobar durante su presentación en 'Galbuso', el efecto final es bastante logrado...y ruidoso.

La idea de construir el cañón surgió el año pasado. El grupo que tomó las riendas de Atabal en sustitución del equipo anterior, no pudo contar con un cañón en la marcha que supuso su estreno al frente de la tamborrada. «La gente nos dijo que lo había echado en falta, y pensamos que la solución para ello era construir uno nosotros mismos. Santi propuso hacerse cargo de su fabricación y, gracias a ello, no sólo hemos conseguido tener el cañón sino que, además, el ahorro de los 1.200 euros que solía suponer el alquiler de la pieza, nos ha permitido, comprar gorros a los cocineros y ropa nueva para las cantineras», manifestó Encarni Migales, componente de la entidad organizadora de la tamborrada del 26 de mayo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos