Diario Vasco

Una celebración con muy buena nota

Imagen. La figura de San Bartolomé fue testigo de la actuación de la Banda de Música.
Imagen. La figura de San Bartolomé fue testigo de la actuación de la Banda de Música. / FOTOS AITOR
  • El compositor y músico Luis R. Pascual Vilaplana dirigió el concierto del 300 aniversario de iglesia parroquial

  • La Banda de Música de Elgoibar abarrotó la parroquia de San Bartolomé la mañana del domingo

La Banda de Música de Elgoibar abarrotó la parroquia de San Bartolomé la mañana del domingo. La conmemoración este mes de diciembre del tercer centenario de la primera misa entre sus muros y la presencia al frente del concierto de José R. Pascual Vilaplana, director de la Banda Municipal de Bilbao y una referencia internacional en la dirección de bandas de música, sirvieron de reclamo para los elgoibartarras, que no dudaron en acudir a la parroquia de San Bartolomé animados por la idea de ser testigos de un concierto que contaba con todos los aditamentos para el éxito.

La expectación que había levantado la cita quedó de manifiesto en la larga cola que se formó a la entrada de la parroquia minutos antes del inicio del concierto. Una vez que todo el mundo estaba dentro, los músicos elgoibartarras, apoyados en esta ocasión por varios componentes de la Banda Municipal de Bilbao (fagot, trompa y dos flautas) y la Banda de Música de Deba (bombardino), fueron ocupando su lugar frente al altar mayor arropados por los aplausos del público. Poco después apareció el director alicantino quien, tras recibir las muestras de cariño de los elgoibartarras con más aplausos, dio inicio al concierto con la interpretación de 'Flourish for wind band', de Vaughan Williams. 'Irish tune for country Derry', de P. Grainger, una emotiva pieza de aires irlandeses, dio paso a 'Toccata for band', de F. Erickson. Luego llegó el turno de 'Mesopotamia', genial composición de José Vélez, 'Pacem', de Spittal, 'The saint and the city', de Jacob de Haan, y 'Panis angelicus', pieza de César Franck que ya fue interpretada en la misma parroquia hace más de 120 años por el Coro Parroquial de Elgoibar bajo la dirección de Ildefonso Lizarriturri, primer director de la Banda de Música de Elgoibar. El 'Ator, ator', de T. Aragüés llenó con ecos de Navidad la iglesia, pero no puso fin al concierto como estaba previsto en el programa, ya que Pascual Vilaplana y los músicos bajo su dirección sorprendieron a los asistentes con la interpretación de 'Noche de paz', otro clásico de las fechas navideñas.

Clase magistral

Cada una de las interpretaciones encontró el reconocimiento de los asistentes en forma de grandes ovaciones. Los aplausos alcanzaron su apogeo en el tramo final con el público en pie aplaudiendo a los músicos y al que el domingo fue su director, Pascual Vilaplana. Txomin Mujika dirigió los tres primeros ensayos de la Banda de Música con el fin de preparar la cita del domingo, y el jueves fue el compositor y director alicantino el que se hizo con las riendas de la actuación, dando forma a una sesión de ensayo que terminó por convertirse en una clase magistral. «Los músicos han aprendido mucho con José R. Pascual Vilaplana», manifestó Mujika. «Las acertadas indicaciones y consejos que les ha dado de cara al concierto del domingo les han ayudado a mejorar. Es un hombre con una enorme capacidad didáctica, que entiende la música y sabe explicar muy bien qué es lo que quiere y qué es lo que tiene que hacer cada músico o grupo de instrumentos para conseguir lo que busca. Para nosotros ha sido un gran privilegio poder contar con él. A su saber se le suma el hecho de que es una gran persona. Muchas bandas profesionales de todo el mundo están deseando poder contar con su asesoramiento y dirección, y hemos sido nosotros, los miembros de la Banda de Música de Elgoibar, los que hemos tenido esa suerte en este concierto tan especial».

Otra de las sorpresas del concierto fue la acústica de la iglesia. «Estábamos preocupados. En los ensayos previos al concierto el sonido era malo; había mucho eco. Sin embargo, el hecho de que haya venido tanta gente ha ayudado a la acústica, atenuando las reverberaciones, y el sonido final ha sido francamente espectacular», declaró Mujika.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate