Diario Vasco

El Gobierno Vasco acepta la cesión del archivo de Sigma

Estudio. El archivo fue catalogado durante su almacenamiento en Pedro Muguruza.
Estudio. El archivo fue catalogado durante su almacenamiento en Pedro Muguruza. / AITOR
  • Las 4.000 cajas que se conservan quedarán bajo la tutela del Archivo Histórico de Euskadi durante 30 años

Los documentos y planos que recogen buena parte de lo que fue la historia de la empresa Sigma han pasado a formar parte del Archivo Histórico de Euskadi de manera oficial tras el acuerdo adoptado por el Gobierno Vasco el pasado martes. Esta decisión da continuidad al acuerdo del pleno municipal del Ayuntamiento de Elgoibar del pasado mes de marzo en el que se dio el visto bueno a la cesión de este importante fondo documental al Archivo Histórico de Euskadi por un periodo de 30 años.

El archivo de Sigma se compone de más 4.000 cajas e infinidad de documentos con información que puede ayudar a los investigadores a entender la historia de esta empresa, desde su fundación, a comienzos del siglo XX, bajo el impulso de León Ciaran y Eulogio Estarta, hasta su cierre definitivo en 1995. Se trata del primer archivo de una empresa cedido al Archivo Histórico de Euskadi, una decisión que marca el inicio de un camino que empresas de distintos sectores del país podrían seguir en el futuro con el objeto de preservar una documentación vital para entender el origen y el desarrollo del entramado económico e industrial del País Vasco.

Un archivo viajero

El acuerdo del Gobierno Vasco pone fin al periplo viajero que ha vivido esta documentación desde que la empresa cerró definitivamente sus puertas a finales del siglo pasado. Consumado el cese de la actividad, la empresa entró en una fase de liquidación en la que el archivo de Sigma corrió serio peligro de desaparecer ante la falta de personas, empresas e instituciones interesadas en hacerse con él. Afortunadamente, la intervención de Debegesa evitó que este riesgo se materializará al adquirir los fondos que lo componían (planos, albaranes, informes comerciales, facturas, nóminas de sus trabajadores, informes médicos, estudios,..) por 25.000 pesetas (150 euros) en 1999.

Una vez adquirido, hubo que buscar acomodo a todo aquel material, y el archivo terminó recalando en un local de la desaparecida plaza del mercado de Errebal, en la villa armera. Los documentos permanecieron allí durante varios años hasta su traslado a un viejo edificio de talleres situado en la calle Jardines, también en Eibar. Sin embargo, aquella no iba a ser su última ubicación. Al archivo todavía le quedaba visitar la localidad de Deba y, más en concreto, los pabellones que la empresa Danobat tiene justo a la entrada de la villa costera, donde estuvieron guardados hasta 2011. Ese año, los documentos abandonaron la costa para encaminarse hacia a su localidad de origen, Elgoibar. Dos aulas de las escuelas de Pedro Muguruza les han servido de acomodo en este tiempo antes de iniciar el que se supone que será su viaje final con destino al Archivo Histórico de Euskadi, ubicado en Bilbao.

Tanto trasiego, unido al almacenamiento en locales poco adecuados para su conservación, se ha cobrado su tributo en forma de deterioro y de pérdida de parte de la documentación. De hecho, el futuro de los fondos documentales era poco halagüeño hasta que el Ayuntamiento de Elgoibar solicitó a Debegesa la cesión de la titularidad del archivo durante la pasada legislatura para tratar de poner en valor la documentación, aprovechando que en 2014 se cumplían 100 años del nacimiento de la empresa Ciaran y Estarta, embrión de lo que años después pasó a convertirse en Sigma

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate