Diario Vasco

La muestra 'Ibar Oihar' trae a Elgoibar los sonidos del río Deba

Abierto. Los elementos de la muestra se colocaron ayer en el edificio de la Plaza del Mercado.
Abierto. Los elementos de la muestra se colocaron ayer en el edificio de la Plaza del Mercado. / AITOR
  • Un mapa sonoro de su cauce y su entorno, realizado por el Consorcio de Aguas de Gipuzkoa, está expuesto en la Plaza del Mercado

Las personas que acostumbran a acudir el edificio de la Plaza del Mercado van a encontrarse estos próximos días con una curiosa muestra que les permitirá acercarse al mundo de los sonidos del río Deba. La exposición responde al nombre de 'Ibar Oihar' y se encuadra dentro de una iniciativa del Consorcio de Aguas de Gipuzkoa que tiene como objeto crear un mapa sonoro con los ríos y su entorno como ejes fundamentales.

Un mapa sonoro es, en esencia, toda aquella iniciativa que surge con el objetivo de recoger los sonidos de un lugar para registrarlos y mostrarlos posteriormente sobre un mapa. Experiencias de este tipo ya se han dado en distintos lugares del mundo y, ahora, el Consorcio de Aguas de Gipuzkoa y Fundación Cristina Enea, con la colaboración de AudioLab, han puesto en marcha un proyecto que pretende registrar los sonidos, voces y ruidos de ríos y cuencas guipuzcoanas y su entorno.

El río Deba cuenta con su propio espacio en esta iniciativa. De hecho, su ubicación en la zona más occidental de Gipuzkoa llevó a los promotores de este proyecto a elegirlo como punto de inicio de la captación de los sonidos incluidos en el programa 'Ibar Oihar'. Desde su nacimiento en Leintz-Gatzaga, hasta su desembocadura en Deba, se han realizado cientos de grabaciones (naturaleza, elementos mecánicos, sonidos urbanos, voces,...) que ahora se pueden escuchar y consultar en la web del proyecto (http://gipuzkoakour.eus/ IbarOihar/). Los que entren a la web podrán acceder a una colección de grabaciones que incluye desde los ecos del agua en los ríos y los manantiales de Elgoibar al sonido de la actividad diaria en la embotelladora Aguas de Altzola, pasando por el trabajo de las máquinas del museo de la máquina herramienta, el ruido que acompaña a las tareas que llevan a cabo los operarios de la limpieza, el tráfico de vehículos, las voces de la gente y retazos de la historia de esta localidad, con referencias al carácter navegable del río Deba en el pasado. A todo ello se le suman algunas particularidades como el ruido que hacen unos pollitos en el interior de una caja de cartón, grabado en una tienda de piensos de Elgoibar, o los ecos del sonido en el interior de un frigorífico del caserío Txillarre y en una garrafa de agua vacía.

Algunos de estos sonidos se han puesto al alcance de los elgoibartarras en la muestra que se instaló ayer en el hall de la entrada lateral a la Plaza del Mercado. Unas estructuras de madera guardan distintos elementos vinculados de manera directa o indirecta al río, como restos de viruta y agua recogidos en sendos frascos, además de unos pequeños altavoces que reproducen distintos sonidos con sólo acercarse a ellos. También hay varias pantallas y auriculares que acercan al espectador a otros sonidos recogidos en las grabaciones, así como retazos de la historia del río Deba.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate