Diario Vasco

Unas réplicas con mucha historia

Simbología. Márquez ha incluido una gran colección de venus prehistóricas en la muestra.
Simbología. Márquez ha incluido una gran colección de venus prehistóricas en la muestra. / AITOR
  • La Casa de Cultura acoge la muestra 'Prehistoria: caza, arte y erotismo'

  • La exposición incluye alrededor de 360 copias de objetos prehistóricos realizados por José Julián Márquez

La sala de exposiciones de la Casa de Cultura será, a partir de hoy, una gran cápsula del tiempo que permitirá viajar hasta los más remotos orígenes del hombre de la mano de 'Prehistoria: caza, arte y erotismo', una muestra en la que el elgoibartarra José Julián Márquez expondrá buena parte de las réplicas de objetos prehistóricos que ha fabricado estos últimos cuatro años. La exposición se podrá visitar hasta el 28 de octubre, de lunes a sábado, entre las 18.30 y las 20.30.

La muestra alberga cerca de 360 réplicas que abarcan desde el Achelense Antiguo hasta la Edad de Bronce, lo que traducido a años significa un espacio temporal que data desde hace más de un millón de años hasta 2.000 años a.de C. Los visitantes que pasen por la sala admirarán una gran variedad de objetos de uso cotidiano (perforadores, agujas de coser, piezas para tallar, lámparas...), piezas de caza y armas, además de elementos ornamentales (collares), incluida la réplica de un utensilio para el tatuaje localizado en la región francesa de Dordoña. Esta lista cuenta con un apartado de marcado contenido erótico y sexual dentro del que se encuentra una colección de réplicas de venus prehistórica que Márquez no duda en calificar como una de las más importantes de Europa. «Estas figuras de mujeres de grandes caderas y grandes pechos se vinculan a la fertilidad, pero también se pueden ver desde una perspectiva erótica, como sucede con otras piezas de la exposición en las que su aspecto sexual se sitúa por encima de la función práctica del objeto. Pruebas de ello son la réplica de una pieza de 10.000 años de antigüedad localizada en Israel en la que se muestra un coito, la figura antropomórfica con una erección más que patente o las dos láminas de piedra en las que aparecen talladas sendas relaciones sexuales y que también se pueden ver en la exposición», manifestó Márquez.

Un caso especial es el de la réplica del falo de piedra de 28.000 años de antigüedad localizado en Hohle Fels (Alemania). Tal y como sucede con el original, la réplica fabricada por Márquez tiene una longitud de 20 centímetros y un grosor de tres centímetros. «Se considera que su significado va más allá de una representación simbólica de los genitales masculinos y se apunta que pudo ser utilizado también como objeto sexual», explicó Márquez.

Los visitantes de la exposición encontrarán también una cuidada muestra de piezas prehistóricas del País Vasco. Márquez ha incluido réplicas de objetos encontrados en yacimientos como Praileaitz, Izturitz, Urdax, Azpeitia, Ekain o Ermittia. Todas estas réplicas han sido realizadas tratando de ser lo más fiel posible a la pieza original, lo que ha llevado a Márquez a trabajar con cuernos de ciervo, quijadas de caballos y huesos de ovejas, vacas y otros animales, así como con tipos de piedra muy específicos. En otros casos ha tenido que buscar soluciones alternativas. «Hay piezas que originalmente se hicieron de marfil o de dientes de cachalote. Estos materiales son muy difíciles de conseguir debido a que hablamos de animales protegidos. En esos casos he utilizado pasta de manualidades para hacer las réplicas y luego les he dado una pátina para lograr la mayor semejanza posible con el original».

Talleres para niños

La muestra incluye unos talleres para niños en los que aprenderán a fabricar agujas, puntas para arpones y otras piezas trabajando con piedras. Además, tendrán la oportunidad de imitar las técnicas de pesca del salmón de nuestros antepasados. Los talleres se celebrarán en la Casa de Cultura el sábado y el domingo, entre las 11.30 a 13.00 y la asistencia será libre.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate