Diario Vasco

La Ezpatadantza de la Virgen del Rosario toma las calles de Elgoibar

Mediodía. Los componentes de la  Ezpatadantza a su paso por la calle Errosario.
Mediodía. Los componentes de la Ezpatadantza a su paso por la calle Errosario. / AITOR
  • El origen de esta solemne celebración se sitúa a finales del siglo XVI y comienzos del XVII

El centro urbano de la localidad se verá inundado por las espadas hoy durante la celebración de la Ezpatadantza de la Virgen del Rosario. Los componentes de Haritz Euskal Dantzari Taldea recorrerá las calles de Elgoibar acompañados por la Banda Municipal de Txistularis para dar forma a una celebración que vio la luz en su formato actual el año 2009 pero que, en su origen, nos traslada hasta finales del siglo XVI, cuando los vecinos de lo que hoy es la calle Errosario constituyeron una cofradía en honor a su patrona, la Virgen del Rosario.

El objetivo de aquella entidad era velar por todos los aspectos relacionados con su patrona, desde el cuidado y el ornato de la propia figura a la organización de actos en su honor el primer domingo de octubre. El historiador Koldo Lizarralde ya recogió en su libro 'Fiestas populares en Elgoibar' cómo vivían aquella jornada los vecinos de la calle Errosario y, por extensión, los vecinos de lo que en aquel tiempo era Elgoibar. «Hay constancia de que ese día se hacía una procesión por la villa con la imagen de la Virgen del Rosario en andas. En 1616 se abonaron 7 reales al cajero, músico juglar que tocaba el pífano y la caja, y, un año más tarde, ya se especifica que un grupo de danzantes bailó la danza de las espadas durante la procesión, circunstancia que se seguiría dando los años siguientes».

Cuatro siglos después, la Ezpatadantza de la Virgen del Rosario sigue viva tras ser recuperada el año 2009 y, junto a ella, la cofradía que le da forma. Esta cofradía tiene como eje un libro de actas en el que cada año se recogen los nombres de todos aquellos que participan en la representación, tal y como señaló el dantzari Jon Lizarralde. «Después de la marcha, celebramos una comida y, tras los postres, los que han participado en la Ezpatadantza (dantzaris, txistularis y arcabuceros) firman en el libro para dejar constancia de ello. Estas firmas se acompañan de un texto que cada año escribe el dantzari Mikel Olaizola y, luego, el libro se guarda en la escuela de música Inazio Bereziartua hasta el próximo año».

Danza, pastas y vino dulce

El inicio de la Ezpatadantza está anunciado para las 12.00 horas, con la entrada de la autoridades municipales en la parroquia de San Bartolomé para asistir a un breve oficio religioso. Durante el acto, cuatro dantzaris portando espadas pequeñas bailarán frente al altar. Una vez en el exterior, otros cuatros dantzaris les tomarán el relevo para interpretar junto con el jefe de la compañía de dantzaris con espadas largas, papel que este año ha recaído en Josu Espilla, una pieza que terminará con el simulacro de degollamiento de este último. Esta pieza y las que se bailarán en Kalebarren, frente a la hornacina de la Virgen del Rosario y, finalmente, en Kalegoen se interpretarán al ritmo de 'Dantzadu daigun sombraillu', un launango o pieza para cuatro bailarines recuperada para el cancionero vasco que se localizó en Elgoibar.

El final de la Ezpatadantza de la Virgen del Rosario estará acompañado de una degustación de pastas y vino dulce en la que están invitados a participar dantzaris, músicos y autoridades, además de los espectadores que han asistido a la representación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate