Diario Vasco

Unos samaritanos muy gatunos

Bajo cubierta. Refugio para gatos construido por un voluntario de Katu Eder en Elgoibar.
Bajo cubierta. Refugio para gatos construido por un voluntario de Katu Eder en Elgoibar. / AITOR
  • La asociación estima que el número de felinos asilvestrados repartidos por distintos puntos de la localidad se acerca a la cifra de doscientos

  • Katu Eder aboga por crear una red de colonias controladas de gatos callejeros en Elgoibar

Los gatos callejeros de Elgoibar ya tienen quien se preocupe de ellos. Un grupo de vecinos de esta localidad se ha agrupado bajo el paraguas de la asociación Katu Eder con el objetivo de velar por su cuidado. Patxi Zabala y José Sánchez son dos de esos elgoibartarras. «No se trata de algo que se nos haya ocurrido a nosotros. Hay ciudades y pueblos de Europa que trabajan en la gestión de las colonias de gatos de la calle desde hace muchos años. Incluso aquí, en el País Vasco, tenemos asociaciones, como Kaonbi, en Mondragón, que se dedican a su cuidado desde hace tiempo», manifestó Sánchez.

Patxi Zabala se percató de la necesidad de prestar mayor atención a estos animales cuando se encontró con una gata y sus ocho pequeñas crías justo al lado de su casa, en el barrio de Santa Clara, «Pensé que había que hacer algo para ayudar a la gata a sacar la camada adelante. También me planteé cuántos casos como aquél habría en el pueblo y empecé a darle vueltas a la idea de que habría que hacer algo para velar por estos animales». Zabala pudo comprobar que no era el único que se preocupaba por la gata y su prole. «Otros vecinos y, en especial, los más pequeños, empezaron a cuidarlos y a llevarles comida. Los gatitos se acostumbraron a la gente y hoy es el día que seis de ellos están en distintas casas tras haber sido adoptados. Los otros dos murieron».

Un encuentro casual con otro vecino de Elgoibar le hizo darse cuenta de que no era el único al que preocupaban estos animales. Aquel encuentro dio lugar a otros con más gente que tenía la misma inquietud, y así conoció a José Sánchez y al resto de personas que, a día de hoy, forman parte de Katu Eder. De aquellas charlas surgió un proyecto que está dando sus primeros pasos y que aspira a convertirse en una herramienta que beneficie no sólo a los propios gatos sino al conjunto de Elgoibar. «Los gatos de la calle cumplen una función fundamental en el control de plagas como las de roedores o insectos. También somos conscientes de que generan algunos problemas de convivencia con los vecinos, como los ruidos derivados de las peleas o el marcaje con orina de su territorio. La solución a todo ello llegaría con un seguimiento y una atención especial a los grupos de gatos que viven en la calle, creando colonias controladas en distintos puntos de la localidad que los propios miembros de la asociación nos encargaríamos de supervisar».

Los miembros de Katu Eder estiman que, a día hoy, puede haber unos 200 gatos callejeros repartidos por todo Elgoibar sin ningún tipo de control. Su meta es acabar con esta situación a través de un programa específico de gestión de las colonias de gatos de la calle que responde a las siglas CES (Captura, Esterilización, Suelta) y que es el que se aplica en las poblaciones que han decidido encarar este problema de manera directa. «El procedimiento CES implica atrapar a todos o a la mayoría de los gatos de una colonia, esterilizarlos y devolverlos a su territorio marcados con un corte en la oreja para identificarlos como estériles. Pero el método CES es mucho más. Este sistema persigue que todos los gatos estén censados y formen parte de una base de datos que permita un seguimiento individualizado. También plantea proveerles de alimento y agua limpia diariamente y la construcción de refugios cálidos y secos que les protejan de las inclemencias del tiempo evitando que sufran infecciones respiratorias. A todo ello se le suma la atención veterinaria en aquellos casos en los que haga falta y la desparasitación, así como la posibilidad de adopción de gatos jóvenes y de aquellos adultos que respondan bien a la socialización con los humanos. El resultado final sería una colonia de gatos sana y controlada, tanto en el aspecto sanitario como en el número de sus miembros».

Aunar voluntades

Los componentes de Katu Eder están motivados, pero saben que todavía tienen mucho trabajo por delante. Uno de los primeros pasos es implicar a más personas interesadas en colaborar o en conocer el proyecto, para lo que cuentan con una página web (www.facebook.com/katueder) y una dirección de correo electrónico (katueder@gmail.com) a la que pueden enviar sus preguntas. En esta búsqueda por aunar voluntades, son conscientes de la importancia de implicar a las instituciones públicas y, en concreto, al Ayuntamiento de Elgoibar. «Necesitaremos un local para atender a los gatos que necesitan ayuda, ya sea porque están enfermos o porque son muy pequeños. Además, la esterilización tiene un coste y entendemos que el Ayuntamiento de Elgoibar puede jugar un papel importante en este campo. Hablamos de una iniciativa que no sólo piensa en los gatos. Es un proyecto que va a beneficiar a conjunto del pueblo, pues hará posible que Elgoibar cuente con colonias de gatos sanos y bajo control», destacaron Zabala y Sánchez.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate