Vecinos de Ipurua solicitan un pretil de seguridad en el viaducto de la A-8

Los vecinos de Ipurua ven inseguro el viaducto de la autopista y solicitan mejoras/A.E.
Los vecinos de Ipurua ven inseguro el viaducto de la autopista y solicitan mejoras / A.E.

Están preocupados por la caída de cascotes y líquidos sobre sus casas y a lo largo de la bolera y la zona de aparcamiento. También piden pantallas acústicas y la mejora de las canalizaciones en la autopista

ALBERTO ECHALUCEEIBAR.

Vecinos de Ipurua solicitan al Ayuntamiento que haga de intermediario ante la Diputación y Bidegi para llevar a cabo la colocación de un nuevo pretil en la A-8, a su paso por encima de la bolera, para evitar la caída de cascotes y líquidos desde el viaducto.

Este grupo de vecinos está preocupado por el estado del viaducto y la ausencia de protección y piensa mantenerse vigilante para que la Diputación ejecute trabajos de reforma y dote de mayor seguridad a esta infraestructura.

En principio, los vecinos solicitan la colocación de pantallas acústicas «como existen en la mayoría de los viaductos de Bizkaia, y no así en los de Gipuzkoa», con el fin de evitar los ruidos de los vehículos, una vez que existen varios edificios en el que residen varias familias.

Por otro lado, otra de las peticiones de los vecinos de Ipurua gira en torno a la instalación de canalizaciones y a un mejor firme, dado que caen agua y otros líquidos desde el viaducto a la calle y a las casas.

Según los vecinos «han sido varias las ocasiones en que se pone en grave riesgo nuestra seguridad, al caer restos de vehículos accidentados, cascotes y otros elementos, aunque cualquier día nos temenos la caída de cualquier otro elemento, dado que los días de encuentros de fútbol está repleta de aficionados».

En su reivindicación vuelven a suscitarse los mismos problemas que generaron los viaductos, hoy reparados, de Ubitxa, Txonta y Azitain, que tras varios accidentes obligaron a la Diputación a que llevase a cabo importantes inversiones, para tratar de reducir la peligrosidad en estos puntos.

Cabe recordar que la sucesión de diferentes accidentes en un corto espacio de tiempo provocando la caída de objetos desde el viaducto de la AP-8 a la zona de Ubitxa generó varias interpelaciones del Partido Socialista en Juntas Generales, solicitando la adopción de medidas de seguridad en este punto.

El PSE solicitó, con estas medidas, reducir la siniestralidad en el citado punto de la autopista. Por su parte, la dirección de Infraestructuras Viarias explicó en su día que se estaba llevando a cabo un estudio sobre los tramos que registran una alta tasa de siniestralidad en la AP-8, entre los que se encuentra el de Eibar. La Diputación tuvo que llevar a cabo la redacción de un proyecto para sustituir los sistemas de contención del viaducto de Ubitxa, a muy pocos metros del de Ipurua, para construir un nuevo pretil de metal que, de momento, viene soportando fácilmente las colisiones de vehículos ligeros y pesados. La barandilla anterior estaba obsoleta, y con esta obra se trató de evitar accidentes con la caída de piezas o restos de siniestros.

Un caso muy problemático constituyó el viaducto de la A-8 en Azitain, otro punto que segó la vida a cinco ertzainas, en un accidente de tráfico. Junto a ello, Azitain fue considerado como un punto de especial peligrosidad para los vehículos pesados. Buena prueba de ello es que en cinco años hasta cuatro fueron los camiones que cayeron al vacío desde el puente al río. Por ello, se hicieron más que necesarias las inversiones, en ambos puntos, que alcanzaron los 460.000 euros.

Desde la Diputación se reconocía que «el paso de la autopista por Eibar había experimentado un incremento de la siniestralidad», y se ponían como causas desde los escapes de gasoil hasta el exceso de velocidad o la meteorología.

Una vez que se han afrontado las reformas de los viaductos de Ubitxa, Azitain y Txonta, ahora los vecinos de Ipurua solicitan un proyecto similar, «sin más dilación», para evitar la repetición de accidentes.

El departamento de Movilidad e Infraestructuras Viarias de la Diputación también atendió otra solicitud eibarresa con el repunte del número y la frecuencia de los accidentes en la variante de Eibar, concretamente en la curva situada en el tramo previo al acceso a la calle Estaziño en dirección a Bilbao, y en el túnel de Arrajola.

Para ello, se llevó a cabo la reforma de dichos puntos, en los que se ha reducido la siniestrabilidad notablemente desde la realización de las obras de mejora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos