El Urbat se trajo un punto de casa del WPO9802 de Pamplona en su estreno liguero

DV EIBAR.

En la primera jornada de la Liga de Euskalherria, el Urbat Urkotronik empató 8-8 en casa del WP9802 de Pamplona. Los parciales fueron: 4-4; 2-0; 2-2 y 0-2. El calendario puso frente a frente al Urbat Urkotronik y al WP9802. El partido prometía reflejar la enorme diferencia que hay entre los dos equipos a la hora de interpretar el waterpolo. Cada equipo apuesta por su estilo, sin plan 'b' y se vió desde los primeros compases.

El WP9802 en sus ataques busca ocupar los seis o siete metros y defender como si de trincheras se tratara y el Urbat busca el espacio, la profundidad y elevando el ritmo de la contienda. La primera parte concluyó 4-4, con la mitad de los goles de todo el partido; en la segunda, los pamploneses resultaban más efectivos ante un Urbat que perdió su juego ante el físico de los de casa.

El intervalo entre segundo y tercer tiempo es aprovechado por los armeros para resetear y salir a por todas, pero un par de errores en el final del tercero llevan a los navarros otra vez en fuga, 8-6. En la cuarta parte, otra vez el ritmo alto de Urbat y, cómo no, otra remontada, 8-8, pero en los momentos decisivos de la recta final no pudieron ser aprovechados. En Orbea, mañana a las 21.45 horas, los eibarreses reciben al Waterpolo Donosti. Los entrenados por Davide Cerchi esperan que la hegemonía que suelen tener en casa se mantenga. Los eibarreses son los favoritos pero no pueden descuidarse y dejar a la suerte, deben ser fuertes para sumar la victoria.

Fotos

Vídeos